Ir al contenido principal

"Confusión" de Elizabeth Jane Howard

En "Los años ligeros" conocemos por primera vez a los Cazalet. Esta de ahora es la tercera entrega y también la publica en castellano la editorial Siruela, en su colección Nuevos Tiempos, como las anteriores, la citada "Los años ligeros" y "Tiempo de espera" que es la segunda de la saga. 

La historia ha llegado aquí en este tercer volumen a los años cuarenta, decisivos para la historia de Europa, lo que viene a decir, del mundo occidental. En Inglaterra, en 1942, el conflicto bélico que tiene a la mayoría de los países en situación de combate o de alerta, genera unos cambios en la forma de vida que son muy notables. 

La escasez, la vuelta de los combatientes heridos, la necesidad de posicionarse, los bombardeos, todo ello hace que la existencia sea una aventura en sí misma. Los Cazalet, cuyo detalle conocemos por los anteriores libros, han ido creciendo y este es el momento en que los jóvenes entran en el mundo de la adultez en el peor tiempo posible. 

El desarrollo temporal ocupa desde marzo de 1942 hasta la primavera de 1945, tres años aproximadamente. Tres años convulsos y decisivos. Como es habitual en sus libros de esta serie, la autora incluye una genealogía para que no nos perdamos en la senda complicada de esta familia y sus afines. Ya sabemos que William Cazalet y Kitty Barlow, apodada la Duquesita, como él tiene el apodo de el Brigada, son los cabezas de familia. Tienen cuatro hijos, Hugh, Edward, Rachel y Rupert. Excepto Rachel, los otros han contraído matrimonios y tienen descendencia. Hugh y Sybil son padres de Polly, Simon y William. Edward y Viola de Louise, Teddy, Lydia y Roland. Rupert tiene dos hijos con Isobel (Clary y Neville) y uno con Zöe (Juliet). 

También forman parte de la familia la hermana de Viola, Jessica Castle, con su esposo Raymond y sus hijos Angela, Christopher, Nora y Judy, así como los criados, que tienen su papel que representar como es lógico en estas familias inglesas enraizadas en las viejas costumbres: La cocinera, que es la señora Crips; Ellen, la niñera; Eileen, la doncella; Peggy y Bertha, las criadas; Dottie, Edie y Lizzie, ayudantas de cocina; Tonbridge, el chófer; McAlpine, el jardinero; Wren, el mozo de cuadra. 

Aparecen aquí señalados en el mismo orden que en el libro, con su fuerte clasismo que los ordena por rangos pero sin olvidar el perfecto respeto que se tenían entre sí amos y sirvientes y el cuidado con no saltarse las competencias de cada uno entre los propios servidores. En esta sociedad no era factible encontrarse criados que durmieran en buhardillas llenas de ratas, como ocurría en familias españolas en los mismos años y posteriores, dando muestras de un desconocimiento total del sentido que tiene "servir" en una familia o en una casa. 

Muertes, nacimientos, bodas, separaciones, acontecimientos de diverso signo pueblan la vida de la familia Cazalet y llenan las páginas del libro. No hay que tener la menor preocupación si no se han leído las dos entregas anteriores. Esta novela trae un detallado prólogo que, con brevedad pero sin saltarse detalles, nos cuenta quiénes son y qué peripecias les han traído hasta aquí. Puede parecer en algún momento que tanta familia y tantos hechos se nos quedan demasiado grandes para tenerlos en la memoria a la hora de enhebrar la lectura. 

Pero no hay que temer. De la misma forma que se sientan las vecinas a la hora del café para comentar con detalle los chismes que suceden en la calle (o que se sentaban, pues me temo que ahora esté cada cual en su casa enfrascada en los asuntos menos importantes y, sobre todo, más ridículos, que aparecen en la tele), de igual forma aquí entramos a conocer la vida de los Cazalet y su círculo de una forma natural y sin que se pierda el interés. En el prólogo, además de los citados, se nos da cuenta de algunas amistades y amores que tienen su importancia en el conjunto del argumento. 

No se obvian los amoríos ni los errores que la familia comete, porque el libro se ofrece como una gran ocasión de penetrar en los secretos de otros, algo que a todo el mundo le supone un pasatiempo gratificante. Al hilo de los hechos históricos en los que está inserta la trama hay que decir que comienza justo con el ataque japonés a Pearl Harbour, dando lugar, como bien sabemos, a la intervención de EEUU en la guerra. En marzo de 1942, cuando la novela arranca, acaba de morir Sybil. 

Cada uno de los capítulos que forman las tres partes en que se divide el libro, viene titulado o bien con el nombre de un miembro de la familia o simplemente así "la familia". Además de eso, el subtítulo sitúa cronológicamente los hechos que se van relatando, de manera que no se pierda el hilo ni de los acontecimientos ni de las fechas. Elizabeth Jane Howard (1923-2014) era una escritora muy meticulosa, como puede observarse en la organización de sus libros, en el trabajo de documentación que realizaba para escribirlos y en la planificación de los personajes, sobre todo a lo largo de estas entregas que se difundieron por radio y televisión con gran éxito. Su vida personal fue otra cosa y me remito al enlace que encabeza esta reseña, al hablar de "Los tiempos ligeros", para ahondar en ella. 

Confusión. Crónicas de los Cazalet. Elizabeth Jane Howard. Siruela. Nuevos tiempos. Traducción del inglés de Celia Montolío 2018

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes