Ir al contenido principal

"Wonder Weele" de Woody Allen


Nunca leo las críticas antes de ver las películas. Por varias razones. La primera es que la crítica, cualquier crítica, me inspira poca confianza. He tenido mil ocasiones de constatar que los entresijos y los intereses mueven las apreciaciones muchas veces. La segunda es que me muevo por mi propio criterio. Lo que sí hago es leerlas cuando ya he visto la película. Y eso me ratifica en lo anterior. También en que hay cegueras que no tienen remedio, filias y fobias, prejuicios de todo tipo, a la hora de hacer una crítica. No pasa solo con el cine sino con todas las artes y con la literatura. 


La suerte de escribir en un blog personal, sin que nadie te dicte, sin que nadie te pague y sin que nadie te exija, es poder deslizar tus propias opiniones y tus pensamientos, también tus sentimientos, con total libertad. Es impensable que esa libertad se vea mermada o condicionada por algo. Si ocurre así nada de lo que digas tendría valor alguno. En esa salvaguarda de uno mismo, de sus ideas y emociones, entra también la defensa del pensamiento propio frente a la tribu, frente a las políticas que arrasan con su ideología y convierten cualquier acto en un reflejo de lo que otros deciden que hay que hacer. En el mundo de hoy, donde lo políticamente correcto es una plaga, la lucha por la libertad individual es más necesaria que nunca. 


Si las cosas no cambian esta "Wonder Weele" será la última película de Woody Allen que podremos ver. La última que ha rodado A Rainy Day in New York no parece que vaya a distribuirse por los Estudios Amazon, aunque ha pagado su producción. Los problemas que acechan al cineasta, y que son conocidos de todos, pueden acabar con su brillante carrera, una carrera que ha constituido un referente sólido de miles de cinéfilos de todo el mundo. En estos momentos el director norteamericano se encuentra sin financiación para sus trabajos. Y los actores y actrices, que antes eran capaces de trabajar con él cobrando una milésima parte de sus sueldos, ahora donan lo ganado a organizaciones benéficas, asustados de que participar en sus películas sea una letra escarlata para ellos, algo que los coloque en el ostracismo. 


En "Wonder Weele" Woody Allen ha contado la historia de una mujer sin esperanzas. Es muy peligroso dejar de esperar algo porque ese vacío convierte a los seres humanos en gente sin alma, sin recursos para salir adelante, sin emociones sanas. Ginny está casada con un tipo que no sabe nada de lo que ella desea en realidad, tiene un hijo que hace hogueras en cualquier sitio buscando que lo quieran y se enamora de un tipo más joven que ella, con una impresionante capacidad para destrozar corazones y hacerlo en nombre de la sinceridad. La llegada de la hija de su marido a la casa, huyendo de un marido mafioso que la busca por medio de sus esbirros, será el detonante de la historia. Pero la historia comienza mucho antes, desde el momento en que Ginny renuncia a sus sueños de ser actriz y tiene que conformarse con hacer de camarera en un bar y de criada de todos en su casa. Las migrañas que padece diariamente no son distintas a las de muchas mujeres condenadas a olvidar sus sueños. Por eso la mirada compasiva del director sobre ella, por eso la luz que la fotografía y su director, el gran, grandísimo, Storaro, vierten sobre la actriz, que hace, sin dudarlo, el mejor papel de su vida. 


Es peligroso buscar la redención en el amor, nos dicen. Es imposible salir del circulo de pobreza y miseria en el que has entrado, nos recuerdan. Es destructivo querer salvarse a costa de los otros, pensamos. La historia entera aborda el desencanto, la pérdida de las ilusiones, la huida hacia dentro de aquellos que, como muchos de nosotros, esperan algo más de la vida. Por eso es una película auténtica, perfumada del mejor sabor a realidad y que es capaz de, por eso mismo, arañarnos con una persistente insistencia. Eso que cuenta ocurre y a cualquiera puede acontecerle por poco que reflexione sobre su propia vida. Sin mafiosos, quizá, pero con los peligros, las decepciones, los desengaños, que Ginny siente como una sombra que la cubre. 


Wonder Weele. Dirigida por Woody Allen. 2017. Producida por Gravier producciones y Amazon Studios. Guión del propio Woody Allen. Fotografía de Vittorio Storaro. Protagonizada por Kate Winslet, Justin Timberlake, James Belushi y Juno Temple. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes