Ir al contenido principal

"Una educación" de Tara Westover

Esta es la historia de Tara Westover que nació en las montañas de Idaho y nunca fue a la escuela infantil, ni a la primaria ni al instituto. Su primer encuentro con las aulas tuvo lugar en la universidad. Es, también, la historia del aislamiento de una familia con ideas propias, dirigida por un padre que se creía en posesión de la verdad y que construyó un castillo en el que nada era transparente. Pero, sobre todo, es la constatación de que uno puede cambiar su destino y que la educación es un elemento de importancia extraordinaria para lograr ese cambio. 

Puede que la ira que Tara Westover almacenó durante sus años de universidad, dándose cuenta de que la vida que había llevado hasta entonces era castradora, y que la actuación de sus padres con ella y sus hermanos era la causa de esa castración, puede que esa ira lograra almacenar sus recuerdos intactos para devolverlos en forma de escritura. Como ella dice en alguna entrevista, escribir es la manera de cerrar el círculo y abandonar la ira porque, como el rencor, hace daño a quien la siente. 

Además de las extremas condiciones en que esta familia vivía (y viven los miembros que todavía siguen en ella), sin médicos, sin escuelas, sin conocimiento de lo que ocurre en el mundo, sin contacto social, está la propia evolución de la niña que descubre casi de casualidad algo que le importa y que le gustaría practicar. Se trata de la música, del canto. Tara tiene una bonita voz y ese es el primer peldaño para su salvación. Quizá al ser la menor de los siete hermanos de la casa hizo que sus padres abrieran un poco la mano y le permitieron cantar en un coro. Sea como fuera, eso logró el milagro. Y el milagro fue irreversible porque a los dieciséis años se marchó a la universidad, preparándose ella misma de forma concienzuda, y saltándose todos los pasos previos de la escolaridad. 

Los entornos familiares tan cerrados y apocalípticos como este, mormones esperando la llegada del último día, dedicados a recoger chatarra y a realizar tareas ínfimas desde pequeños, sin otra esperanza o distracción que la supervivencia, generan monstruos. Y Tara define a uno de esos monstruos en forma de un hermano que la convirtió en objeto de su violencia, después de haber hecho lo mismo con otra de sus hermanas. La confesión de Tara a sus padres no sirvió de nada, salvo para confirmar que ya sabían lo que pasaba y que lo consentían. Eso fue la espita, el repulsivo, el empujón que necesitaba para decir adiós y mirar hacia otro mundo. 

El hecho de que a los veintisiete años, que son los que tiene en la actualidad, ella cuente sus vivencias le da un especial cariz porque sus protagonista están vivos y presentes. Hace falta mucho valor y mucha seguridad en sí misma para hacerlo. Aunque quizá este sea el último acto que cierra una tragedia que la universidad, el saber y el conocimiento, logró que no fuera decisiva. 

Tara Westover (Idaho, 1986) comenzó a estudiar cuando tenía diecisiete años y en 2008 era graduada en Arte. Después de eso obtuvo el posgrado en el Trinity College de Cambridge un año después. Se graduó en Historia en 2014 y pasó por Harvard. Ahora vive en Londres. Este es su primer libro, considerado por algunos medios críticos como uno de los más destacados de 2018.

"Una educación" es una defensa del conocimiento como medio civilizado de vida y un alegato contra el fanatismo.

Una educación. Tara Westover. Lumen, 2018. 

Comentarios

Keren Verna ha dicho que…
Hola. Qué interesante lo que cuenta. Y qué valiente siendo tan joven para enfrentarse así a su pasado. Me lo apunto y gracias por la recomendación
Cathy L. B. ha dicho que…
De nada, un abrazo. Vuelve por aquí cuando quieras.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes