Ir al contenido principal

"Los Watson" de Jane Austen


Las novelas inacabadas producen una extraña sensación de desencanto. En esta, la última página cuenta, en un pasaje que añadió James Edward Austen-Leigh, sobrino de la escritora, lo que supuestamente le contó su tía Cassandra que ocurriría. Pero nada de eso es lo mismo. Y este James Edward es relativamente de fiar, porque en lo que ha escrito de su tía ha ocultado mucho, demasiado. Sobre todo, no es lo mismo relatar el argumento en tres renglones que gozar de la maravillosa prosa de Austen. Pero es lo que hay. Y es un bonito intento en el de la editorial presentar la obra, sobre todo acompañada con ilustraciones tan bellas que le da un aire de cuento de hadas al libro. 


La historia, de apenas cien páginas incluidas las ilustraciones (no sabemos cómo hubiera quedado si Jane Austen pudiera haberla escrito entera) nos presenta a una serie de familias (suficiente para que un relato tuviera consistencia), que habitan en Surrey y que van a acudir a un baile, nada menos que al primer baile de invierno. Los Osborne, los Edwards, los Watson. Ese baile es muy importante, por ser su presentación, para la señorita Emma Watson, que, al estilo propio de la época, se había criado con una tía y vuelve a su casa. Como sucede con otras novelas de la escritora, las dificultades económicas femeninas las pone en la tesitura de tener que alternar como una obligación y de intentar hacer una buena boda. Esto era, sobre todo, responsabilidad de la mayor de todas, pero concernía al resto de las hijas, porque, sin esa boda que asegure el sustento, están abocadas a vivir de la caridad de sus parientes masculinos. 

"...ya sabes que no tenemos más remedio que casarnos. Yo me arreglaría muy bien sola; con unos pocos amigos y un agradable baile de vez en cuando me contentaría, si una fuera a ser siempre joven. Pero nuestro padre no puede asegurarnos el porvenir, y es muy triste envejecer, ser pobre y que se rían de ti. He perdido a Purvis, es cierto, pero muy poco gente se casa con su primer amor"


He aquí cómo las desilusiones amorosas, el engaño de las amigas que se quitan los pretendientes unas a otras, no tiene solo consecuencias emocionales, sino de carácter práctico. A la tristeza de la pérdida se une la evidencia de que las oportunidades pasan y la juventud es lo que pasa más rápido. Las chicas confesaban abiertamente intentar "pescar" a tal o cual caballero. Y muchas veces se casaban con gente poco agradable, que no les gustaba ni pizca. En eso Jane Austen es una revolucionaria. Sus heroínas se casan por amor. A nosotras puede parecernos lógico pero en aquel tiempo era una auténtica pionera. Y, además, una isla, porque luego llegaron los victorianos y su sentido del deber y se volvió a chafar todo. Porque ¿qué alternativas quedaban al matrimonio?

"Pues yo preferiría cualquier cosa antes que ser maestra de escuela...He trabajado en una y sé la vida que te espera en ellas. Tú no. Casarme con un hombre desagradable me gustaría tan poco como a ti, pero no creo que haya tantos. Creo que podría gustarme cualquiera que tuviera buen carácter y una buena renta" 

El librito es delicioso. La edición de Nórdica, genial. Los dibujos de Sara Morante, sensibles y bellos. Una traducción muy ajustada la de Íñigo Jáuregui. Y resulta estremecedor ver cómo Jane Austen, a una edad tan temprana, tenía ya unas ideas tan formadas acerca de la vida y de la gente. Su penetración psicológica es formidable y mucho más que sea capaz de expresarlo con tanta naturalidad y sencillez. Los diálogos tienen una fuerza inusitada. Y las descripciones, sencillas e íntimas, todavía adornan más el conjunto. La gran dificultad es no saber en qué acabaría todo eso.


Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes