Ir al contenido principal

El hermano perdido de Jane Austen



Cuesta trabajo encontrarle la pista. Incluso algunas noticias sobre ella hablan de que fueron siete hermanos. Y, si citan ocho, hay siempre un nombre que falta. Te pones a contar y no lo encuentras. En la edición, por otra parte muy buena, que edita Cátedra. Letras Universales, con edición y traducción de Juani Guerra, se relacionan los miembros de la familia Austen-Leigh: "El hermano mayor, John (1765-1819) era muy estudioso". Y sigue: "A John le seguía Edward (1769-1852), persona muy constante y trabajadora". Continúa la explicación de este modo: "Luego venía Henry (1771-1850), el hermano favorito de Jane Austen: era ingenioso y muy vital" . Guerra añade unas páginas después: "Y llegamos a Cassandra Elizabeth (1773-1845), su única hermana y mejor amiga"
Para concluir: "Por último, Frank (1774-1865) y Charles (1779-1852) acuden a la Royal Naval Academy de Portsmouth...y llegarán a ser almirantes". 

Vamos a contar: uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete si contamos a Jane (1775-1817). ¿Dónde está el octavo hermano? Para empezar, en el texto de Juani Guerra hay un error: El hermano mayor se llamaba James, no John. Y, por otro lado, el padre tenía por nombre George. ¿Cómo es posible que ninguno de los hijos hubiera recibido el nombre de su padre? La primera hija se llamó como su madre, Cassandra, Cassy en la intimidad, pero ¿no había ningún hijo que llevara el nombre de George? 

Pero sí lo había y su historia es muy trágica. Es el hermano perdido de Jane Austen. Para encontrar huellas de él nos tenemos que ir a la biografía que escribe Lucy Worsley y que se publica en la editorial Indicios en 2017 con traducción de Victoria Simó. "La historia de los Austen en la rectoría de Steventon da comienzo a finales del verano de 1768 cuando un carro cargado de enseres domésticos recorría los caminos de Hampshire desde la cercana aldea de Deane..." Allí van, George Austen, de treinta y ocho años; Cassandra Leigh, su esposa, de veintinueve, la madre de ella, Jane Leigh, y los tres hijos de la pareja: James (Jemmy), George y Edward (Neddy). He aquí, por tanto, que el segundo hijo de la familia era George y que llegó con sus otros dos hermanos, sus padres y su abuela, a la rectoría de Steventon. George tuvo que nacer entre 1765 y 1769, espacio de cuatro años suficiente como para haber tenido otro hijo. Sin embargo, en la vida cotidiana de Jane no se hace referencia a este hermano, ni hay noticia de profesión, boda o similar con respecto a él. 

¿Por qué? Como dice Worsley "George ya no vivía en casa. Cuando se hizo patente que nunca superaría su propensión a los "ataques", sus padres decidieron enviarlo a vivir a una familia de acogida permanente. Ya existía un precedente en este aspecto, porque la propia señora Austen tenía un hermano mayor discapacitado que había recibido un trato parecido. Los dos, tío y sobrino, acabaron viviendo juntos con la misma familia de cuidadores, los Callum, en un pueblo situado al norte de Basingstoke llamado Montk Sherborne"

Este olvido del hermano discapacitado, cuya deficiencia o enfermedad no conocemos con detalle, salvo esa alusión a sus ataques, cundió en toda la familia para la posteridad. Los Austen, tras la muerte de Jane, y cuando se vieron situados en el centro del foco de atención, ocultaron muchas cosas. Trastocaron el estilo de vida de Jane, taparon sus amores y quemaron (lo hizo Cassandra) las cartas íntimas en las que ella hablaba de los suyos. La información que se nos ofrece, por tanto, ha de ser puesta en cuarentena y solo las investigaciones posteriores han podido arrojar alguna luz. Los sobrinos de Jane que escribieron sobre ella siempre hablaron de siete hijos y no de ocho. Se saltaron al segundo, literalmente. George fue "el niño defectuoso al que facturaron lejos", primero y luego "el hermano olvidado", que llevaba sobre sí el estigma de la enfermedad mental. 

Hay apariciones intermitentes de George en la vida de la familia, alguna visita, por ejemplo, y alusiones del padre a su estado de salud y a la recurrencia o apaciguamiento de sus ataques (epilepsia, probablemente). Su apartamiento de la familia ha generado indignación en los investigadores. También el hecho de que la señora Austen mandara a sus hijos a ser criados por amas fuera del entorno familiar. Los médicos tenían opiniones muy duras al respecto de los epilépticos y no había datos científicos que ayudaran a un tratamiento más humanitario. Con el alejamiento a un lugar distante podían intentar evitar el contagio a sus hermanos. Y el hecho de que no fuera el único caso en la familia, apunta Worsley, podría hacer pensar a futuros pretendientes de las chicas que era algo fácil de reproducirse en caso de matrimonio. 

Todas estas circunstancias tuvieron que ver con el hecho de que el segundo hermano, George Austen, nombrado como su padre, desapareciera del mapa y viviera al cuidado de otros, no de una institución, sino de una familia y con la compañía de su tío, también enfermo. Los secretos de las familias son tan grandes que no es posible ahondar en todos ellos, pero aquí hay una causa más para tener claro que lo que sabemos de los Austen es solo lo que han querido mostrarnos y que todavía queda mucho trecho de investigación para terminar de ahondar en esas vidas. 

Lo que sí es seguro es que, cuando contaba cuatro años, George Austen, con un tipo de discapacidad cuyo detalle desconocemos, fue marginado del grupo familiar y enviado lejos. El contacto de Jane, la hija séptima, con este hermano, fue mínimo, si acaso en alguna visita que él hiciera a la familia, en contadas ocasiones. 

(Imagen: juego de mesa inspirado en las historias de Jane Austen) 


Comentarios

Manuel Márquez ha dicho que…
Es impresionante. Vivimos tiempos de relectura permanente de hechos y personas, a luz de la aparición constante de nuevos datos, nuevas opiniones, prismas distintos a través de los cuales contemplarlos. Por un lado, resulta fascinante, apasionante; pero también puede llegar a ser angustioso, y agotador. En fin... Un abrazo y buen domingo.
Cathy L. B. ha dicho que…
Es cierto. No paramos de saber cosas nuevas, que te dan cierto vértigo. Un saludo.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes