Conclusiones




-¿Qué haces?-dijo él
-Te miro-le contestó ella
-Y ¿qué ves?- repuso el hombre, esponjándose, saboreando de antemano el regalo de sus palabras
-Nada-dijo ella. 


Entonces, ella dirigió la mirada hacia su propio interior, pero, sobre todo, miró a los otros, miró el mundo que la rodeaba, agua, árbol, cielo. "¿Qué veo?", se preguntó. "Todo".

(Fotografías de Giselle Freund)

Comentarios