Ir al contenido principal

"La sociedad literaria del pastel de piel de patata de Guernsey" de Mary Ann Shaffer y Annie Barrows


Desconocía hasta ahora que las islas del Canal, que forman los archipiélagos de Guernsey y Jersey, habían sido los únicos territorios británicos ocupados por los nazis en la Segunda Guerra Mundial. Esta es una de las cosas que se escapan en los libros de historia. Tampoco sabía que en Guernsey escribió Victor Hugo "Los miserables". Y, por supuesto, no sabía nada de Mary Ann Shaffer. Es lo que ocurre con los libros. Abres uno y no te imaginas cuántas cosas se van a remover. Ahora mismo no logro recordar cómo he llegado hasta el libro. Creo que sería en una de esas incursiones que hago por las editoriales, mejor dicho, por sus páginas webs. Me decía mi hijo hace un rato que antes se hablaba de "ratón de biblioteca" para designar a alguien que anda perdido en la lectura y encontrando los libros más curiosos en los estantes, pero que ahora habría que usar el título, más actual, de "ratón de internet". Mouse de Internet, para ser más exactos. Él y yo somos mouses de Internet. 

La forma epistolar del libro sirve para conocer a muchos personajes. Podría parecer confuso ese ir y venir de cartas y postdatas, pero, en realidad, la historia se abre paso de manera diáfana, con un inteligente marco narrativo y una encantadora disposición a hacernos partícipe de los hechos. Tenemos la sensación al leer el libro de que nos asomamos a una ventana entreabierta. No a una puerta que dé paso a los paisajes y a los actos sin más, sino a una ventana que el viento hace oscilar y a través de la cual queremos mirar tanto el interior como el exterior. Lo que se cuenta es un caleidoscopio, un puzzle que termina completando una imagen única y especial de unos acontecimientos y unos personajes imbricados tanto en la historia como en la vida.

Lo esencial, sin embargo, son los libros. Los libros que se leen, la gente que los escribe, la gente que los lee. La sociedad literaria es el salvavidas de una noche peligrosa y del resto del tiempo. Personas condenadas a sufrir necesidades, angustias y ansiedades sin límite, incluso a perder la vida, se encuentran con las barcazas que flotan en la mente sin que puedan detenerse, los libros, la palabra impresa, la imaginación, el pensamiento, las historias de otros, que dejaron escritas para ser leídas por ellos.

Por eso, aunque ocurren cosas terribles, es un libro esperanzador. Por eso, aunque hay muchos personajes, la mayoría episódicos, da la sensación de que nos conocemos todos. Por eso sobrevive la bondad.

Juliet, una escritora de treinta y dos años, que ha publicado una biografía de Anne Brontë, recibe la carta de un hombre llamado Dawsey Adams, que escribe desde Guernsey, una de las islas del Canal. Estamos en 1946 y Londres se intenta recuperar de los bombardeos. En esa devastación la propia Juliet tiene que encontrar un tema para su próximo libro, pero no es capaz de hallar la inspiración. A partir de la carta de Dawsey se pondrá en marcha un mecanismo de relojería que acercará, de forma milagrosa, a Juliet a la comunidad de las islas del Canal que se reúne en torno a los libros. En un momento dado, de la correspondencia se pasará al encuentro y de ahí, quién sabe. El resto es spoiler.

La sociedad literaria del pastel de piel de patata de Guernsey. Mary Ann Shaffer y Annie Barrows. Editorial Salamandra, sección narrativa. Traducción del inglés de Cristina Martín Sanz. Primera edición mayo de 2018. Cubierta: Ilustración de Mary Wethey. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes