Ir al contenido principal

Periodismo low cost


Aprendí a leer leyendo el periódico. No porque fuera una inmigrante, como esa señora Smith de "El cuarto poder", sino por la sencilla repetición de un rito: todos los días mi padre llegaba a casa con el periódico. Todos los viernes traía también un semanario local. Y todos los sábados, además, las revistas que a mi madre le gustaban, muchos tebeos para nosotros y los libros y suplementos que el periódico solía acompañar a su edición de los fines de semana. 

El momento de su llegada era glorioso. Nos abalanzábamos sobre él y repartíamos las hojas del periódico, haciendo apresurados turnos. Cuando pude conseguirlo, pasar las páginas del periódico la primera, sin que nadie tuviera ese privilegio antes que yo, me parecía la gloria. Todo esto quiere decir que nos hemos criado en la creencia de la que la prensa era confiable, que tenía la voz que nosotros no podíamos alzar y que nos representaba de algún modo.


Al crecer, los debates y discusiones en torno a las noticias y a los acontecimientos eran una constante en mi casa familiar. Comenzaban los fines de semana después del desayuno, que se prolongaba en una confortable sobremesa, y las opiniones eran a veces tan dispares que no todo se producía en un ambiente tranquilo, más bien lo contrario. Pero era la prensa el punto de partida, las noticias, opiniones, ideas, informaciones, nuestro sustento. 

Desde ahí dimos el salto a la literatura pero nunca dejamos atrás ese hábito diario de leer el periódico, de bucear en la actualidad a través de esos intermediarios, los periodistas, en los que creíamos y en los que depositábamos una confianza que los hacía cercanos y capaces. Algunos editoriales impactantes, el nacimiento de periódicos nuevos, los hitos informativos, todo eso se desmenuzaba y nos convirtió a los hermanos, a los nueve, en personas críticas, originales y con criterio. Esa enseñanza fue fundamental para nuestras vidas. 



Como cinéfilos que éramos, herencia familiar también, nos adentramos en el género periodístico llevado al cine y ahí pudimos entender algunos entresijos, ese apartado épico que define a la profesión cuando defiende la verdad. Mitificamos la prensa a través de algunos periodistas que no dudaron en dar la cara en los malos momentos. Así llegamos a gente como Chaves Nogales y a Émile Zola, cada uno de ellos por motivos diversos. El periodismo nos había ganado para su causa. Y nada hacía pensar que fuéramos a abandonarla. 

Hasta ahora. 


Ya no leemos periódicos con la convicción de que ahí están algunas verdades. Nos alejamos cada vez más de los periodistas, vendidos al mejor postor, cobardes, ausentes, callados o revueltos, azuzando a las masas en lugar de repartir serenidad y mesura. Ya no somos lectores de periódicos, nos han expulsado de los medios, nos han condenado al silencio informativo porque ya no hay quien escriba nada que nos interesa, nos conmueva, nos emocione. Porque no hay verdades, sino posverdades. Porque no hay literatura de prensa, sino frases hechas. Porque no hay sorpresa, sino afirmaciones continuas. Porque todos llevan el carnet en la frente y la idea en el bolsillo. Nos han echado después de tantos años. Nuestros hijos observan esa desafección y han dejado también de creer. Es un periodismo barato, un periodismo low cost sin estilo, sin categoría, sin autenticidad, sin valentía, sin valores. No os creo a ninguno, no os creemos, no nos decís nada que nos sirva. Nos habéis decepcionado. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes