Ir al contenido principal

"Flor de hadas en el bolsillo" de Juan Antonio Fernández Madrigal

Ediciones El Transbordador lanza este libro "Flor de hadas en el bolsillo" escrito por Juan Antonio Fernández Madrigal, con prólogo de Miguel Córdoba, y con ilustraciones y postfacio de Manuel Mota. Resulta difícil clasificar el libro en un género literario concreto, algo que ya nos advierte la propia editorial en la contraportada. Efectivamente, hay aristas poéticas, contemplaciones oníricas de la realidad, imaginación compuesta de elementos que se contraponen, huellas de pasos, realidad e irrealidad, todo ello en una narración que bien podría encuadrarse en ese amplio recipiente que es lo fantástico. 

El libro puede leerse de corrido pero también por capítulos separados. De cada una de las formas se obtiene un resultado. Me ha parecido interesante que algunos capítulos incluso tienen una utilidad didáctica de cara a la lectura de jóvenes y adolescentes. Por ejemplo, el titulado "Maquetas y corazones" donde se habla de un personaje llamado El Farero, que tiene la peculiaridad expresada de que solo lo encuentra un niño. El Farero es un ente mágico, que cambia de forma y de apariencia pero, que, sobre todo, cuenta historias. Contar historias a los niños es la mejor forma de aprendizaje, de transmisión de conocimientos, la mejor forma de asegurarse de que las tradiciones pasen de unas manos a otras, de unas generaciones a las siguientes. En realidad, El Farero representa un momento de la vida en el que las cosas presentan otra apariencia, por eso dice que solo un verano en cada una de las existencias de los niños se puede conocer al Farero. 

En "El Reino del frío" aparece la reina, que va acompañada de su corte de lobos de la nieve. La princesa de los hielos es un personaje de cuentos juveniles asociado a las sagas nórdicas. Al Reino del frío se llega cuando se ha perdido todo, hasta la memoria, se dice. Es una especie de purgatorio, un territorio irreal al que se accede cuando se mira adentro y no al exterior. 

Los títulos de los diferentes capítulos pueden o no expresar su contenido. En ocasiones son transversales y podrían intercambiarse. Los hay también que tienen doble sentido o un significado que se escapa a primera vista. Eso forma parte del juego, como las matrioskas rusas, que hay que ir desenvolviendo para llegar a la esencia, al interior. Las interrogaciones van desde el lector, al que escribe, saltando de uno a otro. Cualquiera puede añadirle su propia percepción de las cosas y convertirse en un elemento que forma parte del entorno descrito. Así se mueva la narración como si fueran las olas en el mar, llegando y marchándose. Del sueño a la realidad, de ahí a la conducta, entonces un salto a la vida y, desde la vida, de nuevo al interior, a la esencia última de las cosas. 

No es un libro sencillo, ni un libro hecho para leer deprisa. Exige reflexión, genera reflexión. También puede leerse como un largo poema, un poema que se escribe con verso libre pero con una única música interior que lo salpica o lo anega. En ese caso, los capítulos son solo eslabones, testigos, como decían los antropólogos al estudiar las tradiciones. Cualquier aclaración pasa por liberarse de ataduras y por no esperar lo explícito. Es así como se recupera la capacidad de imaginar y de abrir puertas. El libro abre algunas, pero también cierra otras y se convierte en claustrofóbico y en complejo. Escapar es otra solución que se esboza, no siempre es preciso aceptarlo todo, parece decirnos, puedes huir si quieres. 

Flor de hadas en el bolsillo, de Juan Antonio Fernández Madrigal. Ediciones El Transbordador. Primera edición 2018. Prólogo de Miguel Córdoba. Ilustraciones y postfacio de Manuel Mota. 

Sobre el autor: Juan Antonio Fernández Madrigal (Córdoba, 1970) es profesor de la Universidad de Málaga, experto en Robótica. Ha publicado otras obras en esta editorial, como El tapiz invisible, de 2016 y Pedro y la pulsera mágica, de 2017. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes