Ir al contenido principal

"El asesinato de mi tía" de Richard Hull

Nada es lo que parece. Si eres uno de esos lectores curiosos que sucumben a la tentación de darse una vueltecita por las últimas páginas antes de terminar...no lo hagas. Te perderías lo mejor. Las vueltas de tuerca de Henry James son pecata minuta comparada con estas. 

Y, además, intenta leer este libro en un mal momento. Un día terrible en el trabajo, o un día terrible porque no tienes trabajo. O cuando tu pareja te ignore. Incluso en las crisis existenciales de esas que vienen con la primavera. Un día en el que necesites una ducha de risas, nada de sonrisas insinuantes, sino risas en toda su plenitud, carcajadas, risotadas, dolor de estómago de reírte. 

Este libro es un antídoto contra el mal rollo y precisa, por ello, leerlo en su orden, sin saltarse páginas y sin avanzar resultados. Porque nada es lo que parece, ya lo he dicho. Y porque todas y cada una de sus palabras han de entenderse en determinado sentido. No olvides que su autor, Richard Hull, fue el segundo de a bordo de Agatha Christie en el Detection Club, una sociedad en la que se reunían los escritores policíacos y que presidía la gran dama. 

Edward Powell es el sobrino de la tía Mildred. Vive con ella en un pueblecito de Gales, de nombre impronunciable, rodeado de una naturaleza detestable, con paisajes absurdos y nula vida cultural. La exquisitez de Edward no se compadece con su modo de vida y, claro está, el hombre tiene que buscarse distracciones y, sobre todo, tiene que hallar una salida. Su mejor amigo es un pequinés, su coche tiene nombre propio y abomina de la comida inglesa, siempre la misma, siempre tan sin fundamento, con salsas tan planas y sin pedigrí. Le gusta la lectura, pero no esos libros de las bibliotecas ambulantes, sino tomos que encarga expresamente y que le llegan por correo. Es un tipo raro, sí, pero de tipos raros está el planeta lleno. 

Por su parte, Mildred Powell, que es la tía de Edward, es una mujer resolutiva, de carácter y bastante amiga de todos los que forman su entorno, el tipo de la oficina de correos, el del garaje, el médico del lugar, toda la fauna posible, incluidos dos enormes terriers con nombres que no reproduciré porque pueden dar lugar a una indigestión de letras. También es autoritaria, cortante e irónica. Esta última cualidad me da en la nariz que es la que menos soporta su sobrino. Y quizá tampoco esté muy de acuerdo con que la asignación que ella le pasa sea tan raquítica...

Esta curiosa pareja habita en la misma casa y bajo las mismas normas. Su convivencia puede traducirse en una mezcla de agua y aceite. No hay forma de hallar el consenso y, si fueran partidos políticos, serían enemigos irreconciliables. ¿Cómo sabemos todo esto? Ah, pues porque el querido Edward lo escribe todo. Su diario es un dietario y va dejando huella de su paso, de sus pensamientos y de sus pequeñas (o grandes) locuras. Si la tía Mildred encontrara un día este diario la cosa terminaría en explosión nuclear. Veremos a ver qué pasa. 

No puedo contarte más, querido lector. Porque destriparía el asunto y me odiarías ad infinitum. De modo que apréstate a leerlo, busca el peor momento de tu vida (o uno de los miles de peores momentos de los que disfrutamos los seres humanos) y lánzate a sus páginas abiertamente. Pero sin hacer trampa. Hacer trampa se paga y si no, que se lo digan a Edward. 


El asesinato de mi tía. Richard Hull. Editorial Alba. División rara avis. Traducido por Ismael Attrache y Carmen Francí. Título original: Murder of My Aunt. Publicado originariamente en 1934. Diseño de la edición de Alba Pepe Moll de Alba. Primera edición enero de 2018. 

El autor de este desternillante libro de misterio es Richard Henry Sampson, cuyo seudónimo de Richard Hull popularizó a partir de la publicación de esta, que fue su primera novela, en 1934. Nació en Londres en el año 1896. Antes de dedicarse a la literatura había sido oficial de infantería. Después de esa novela publicó otras, todas dentro del género de crímenes. Su última novela se publicó en 1953. Fue asistente de Agatha Christie en la presidencia del Detection Club, una asociación de escritores de novelas policíacas fundada en 1929. Murió en Londres en 1973. 

(Datos del autor extraídos de la contraportada del libro)


Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes