Ir al contenido principal

"Manhattan Medley" de Edna O´Brien


(Foto: Serge Balkin)

Como si se tratara de una confesión amistosa, de un recuerdo del pasado, de una charla con el hombre que, alguna vez, amaste en las peores condiciones. La voz narradora se dirige a él y le explica qué significó conocerlo, qué fácil fue dejarse vencer por los sentimientos y de qué forma vive esta relación clandestina, no la única para él, seguramente tampoco para ella, ni la primera, ni la última. "Manhattan Medley" es el penúltimo cuento de los que se recogen en el libro "Objeto de amor", una colección de relatos en la que las emociones están en primera fila. Más que los hechos, aunque existen hechos, pasan cosas, hay acciones, peleas, decisiones, encuentros y vidas más allá de las palabras. 

Me diste la señal, una mirada cómplice y un asentimiento, incluso mientras revoloteaba a tu alrededor un aquelarre de mujeres presas de una admiración evidente y efusiva. 

Él es un triunfador. Uno de esos hombres que concitan voluntades unánimes. Y se ha fijado en ella. 

Al abandonar una fiesta que se celebraba en tu honor nos arriesgamos al odio de la colérica Penelope. pero aun así nos fuimos. 

Es la historia de una aventura. 

De entre todas las cosas que pueden decirse del amor, la más extraña es el momento en que ataca. 
Una aventura. Es una palabra cargada de sentido. Inestabilidad, cambio constante. Las ciudades son los mejores escenarios para una aventura amorosa. 

La naturaleza del amor es la misma en todas partes, viene a decirnos, porque en todas partes hay personas. Y paisajes que las acogen. 

Solo los idiotas creen que hombres y mujeres aman de forma distinta. Los idiotas y los pedagogos. 

La pasión entre ambos, lo que ella llama el ardor, se manifiesta enseguida. Y también la distancia. La separación. La reflexión de lo ocurrido, la mirada en torno. Qué ha pasado y por qué, se pregunta ella. Y las respuestas le presentan a otras personas que también tienen su papel en esta representación teatral inmensa que es el mundo. Mendigos. Chicas que lloran por la calle. Hombres enamorados. Mujeres desairadas. Clarissa, su confidente. Stella y su hermana. 

La casa de la hermana de Stella era de madera blanca, idéntica a todas las casas de la calle, con un césped bien segado y una sensación de pulcritud y perfección. 

No estamos ante el verde paisaje de Irlanda que ya conocemos en sus libros. No estamos ante la ciudad de Dublín o la de Londres. Ella se ha escapado a América y allí las ciudades son nidos de rascacielos, de casas idénticas, de color blanco inmaculado y de limpieza exagerada. Una vida aparentemente ordenada que esconde las mismas convulsiones. Los mismos deseos, como diría el propio D. H. Lawrence a quien vuelve a mencionar aquí. 

Los motivos. El porqué. 

A menudo es la muerte de un ser querido lo que nos lanza a la búsqueda, y vamos de acá para allá, corriendo como liebres, conscientes de que no podemos sustituir a quien ya no está. 


(Objeto de amor. Edna O´Brien. Editorial Lumen, 2018. Traducción de Regina López Muñoz)

Comentarios

Tabuyo Alonso ha dicho que…
Me gusta mucho como escribe Edna O´Brien pero yo no soy muy de relatos. Puedo leer uno o dos pero luego abandono el libro. Soy muy inconstante con ellos.Siempre me propongo uno al día pero luego no lo cumplo.

Besos.
Caty León ha dicho que…
Pues fíjate que a mí me pasa lo mismo. Lo que no deja de ser raro habida cuenta de que yo misma escribo relatos. Pero con estos de Edna O´Brien me ha ocurrido algo extraordinario: me han parecido más intensos, explosivos, esplendorosos, que las propias novelas. Un abrazo, vuelve pronto por aquí.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes