Ir al contenido principal

"La chica de ojos verdes" de Edna O´Brien


   Caithleen y Baba, las chicas de campo, están ahora en Dublín. Viven juntas en alquiler en la casa de Joanna y conocen a algunos hombres. Mientras Baba quiere divertirse a toda costa y piensa poco en las consecuencias, Caithleen se convertirá en Kate, cuando se enamora por segunda vez (la primera fue el señor Gentleman) de Eugene Gaillard, que hace documentales y vive en una casa de campo cercana a Dublín. Gaillard es un hombre casado y tiene una hija de tres años. Su mujer, Laura, y su hija, Eileen, están en América, en Nueva York. Entre ambos hay una extraña relación y un lazo indisoluble, algo que hace sufrir a Kate. 

   Kate quiere ser la mujer ideal para Eugene. Esa persona que está siempre a tono con las conversaciones, que sabe vestirse y que tiene un encanto especial. Cuando se conocen, ella es fresca, libre y sincera. Pero la relación lleva un doble camino, por un lado, se afianza y, por otro, se degenera. La visita del padre de Kate a la casa que ambos comparten no ayuda en nada. Eugene recibe una paliza del padre y sus amigos que quieren arrancarla del pecado y hacer que vuelva al redil. El redil no es otro que su antigua casa, en la que el padre malvive en compañía de la tía Molly, porque la madre de Kate desapareció en el lago cuando iba con un muchacho del pueblo.

   La desesperación de Kate por no ser quien ella desearía para él, la lleva a abandonarlo y a refugiarse, de nuevo, junto a Baba, su amiga eterna, a pesar de ser tan distintas. Así se quedará esperando a que él vuelva. Pero hay lazos que se desatan demasiado deprisa.

   En esta segunda entrega de la trilogía que se inició con "Las chicas de campo" y que culminará con "Chicas felizmente casadas", Edna O´Brien nos maravilla con su descripción de la vida de estas muchachas, de sus aventuras y sus amores, de los momentos de intimidad y de depresión, de las alegrías y las penas. La naturaleza es el paisaje de la infancia, el recuerdo de lo que fueron. La ciudad es el presente y, quizá, un futuro mejor, aunque nada parece asegurarlo. La escritura de O´Brien es esplendorosa, refulgente, tierna e irónica, dulce pero duramente terrible. Es certera y llena de razones que cualquiera de nosotras reconoce sin dudarlo. La descripción de los momentos íntimos está tan lograda que me recuerda las de D. H. Lawrence, los mismos símiles florales, la misma delicadeza, la misma sencilla pero intensa sensación de ese ardor de la sangre tan difícil de hallar y tan imposible de olvidar.

   Como el libro anterior, esta novela constituyó un escándalo cuando se publicó. Las costumbres, los ritos y los modos de vida de la Irlanda profunda chocaron con la frescura de la narración, con la puesta en escena tan verídica que ponía al alcance de todos cómo la infelicidad a veces es cuestión de que los hombres y las mujeres se pongan límites a sí mismos, tantos que la naturaleza se queja sin que su eco se escuche realmente.

La chica de ojos verdes. Edna O´Brien. Editorial Errata naturae. Traducción de Regina López Muñoz. Primera edición marzo de 2014. 

(Esta reseña es producto de la relectura de esta novela) 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes