Ir al contenido principal

Rubias, sexys y entrañables


(Laurence Olivier y Marilyn Monroe en un fotograma de "El príncipe y la corista")

Esa mala prensa de las rubias, hermosas, diáfanas, entregadas y dispuestas a todo con tal de conseguir gotas de felicidad, habría que desterrarla. El cine nos da sobradas muestras de que no siempre un aspecto voluptuoso significa poca cabeza o malas artes. Algunas de esas verdades se presentan envueltas en obras maestras que tienen una moraleja común: no te fíes del aspecto de una mujer porque puede esconder una científica nuclear a menos que te distraigas. De la misma manera que no existe la ecuación fea-inteligente, tampoco es verdad la que afirma que ser rubia es ser tonta. Aunque los caballeros las prefieran rubias y se casen con las morenas como bien sabía Anita Loos



(En el set de rodaje de "La ventana indiscreta", la cámara recoge un momento de descanso en el que aparecen los protagonistas, James Stewart y Grace Kelly, junto con el director, Alfred Hitchcock)

Mira si no a la dulce, pizpireta y ciertamente patosa Elsie Marina, a quien los pasos de baile no le acaban de salir y a la que su actuación en la afamada revista The Coconut Girl no le va a reportar ninguna gloria. Salvo que conozca, como es muy posible si así lo decide Laurence Olivier, al príncipe regente Carlos de Carpacia y entre los dos surja una especie de encaprichamiento que puede cambiar los destinos políticos del país. Elsie Marina-Marilyn Monroe, es la corista del príncipe, la que, en 1957 enfrentaría a un actor especialista en Shakespeare con una supuesta rubia explosiva que ya nos anunció, cerca de Bette Davis y de George Sanders, que daría que hablar y mucho. 



(En "Bésame, tonto", Orville toca el piano y canta mientras Polly la bomba juguetea con su zapato)

Otra de estas rubias manifiestamente inocentes es Polly la bomba, con la imagen y el entendimiento de Kim Novak, de la mano de Wilder y haciéndose pasar por la dulce mujercita de Orville-Ray Walston. La intención pecaminosa de Dino-Dean Martin, choca con la fortaleza de la chica que, en realidad, solo quiere ser una buena ama de casa, esposa y madre, aunque malviva en el Belly Button, el burdel más famoso de la zona que rodea al pueblito de Clímax, a quien nadie se le ha ocurrido cambiar el nombre. 



(Grace Kelly)

Como no suele haber dos sin tres, la tercera rubia del guiso es la elegante Grace Kelly, convertida en Lisa Carol Fremont y asomada por amor a una ventana indiscreta, glamourosa portadora de un bolso minúsculo donde guarda por sorpresa un camisón de raso por el que cualquiera de nosotras mataría. Escoltada por la siempre atenta Thelma Ritter, es capaz de saltar por la ventana y contribuir al esclarecimiento de un asesinato cometido, antes de ser abogado, por Raymond Burr, ese Lars Thorwald que pone nervioso al pobre James Stewart, confinado en una butaca a causa del yeso de su pierna. 



(Kim Novak)

Lisa, Polly y Elsie Marina son tres rubias que, lejos de engatusar, prefieren convencer con sus armas más evidentes. El ingenio, la inocencia, el saber estar y, sobre todo, la capacidad de soñar. Las tres sueñan con que la vida les traerá algo muy especial y, por ello, pueden lanzarse a la aventura de lograrlo, sabedoras que, ese mero intento, ya es un sonoro triunfo. Como en la vida real. 



(Marilyn Monroe)

“Bésame, tonto”, de título original “Kiss Me, Stupid” se estrenó en 1964. Fue dirigida por Billy Wilder e interpretada por Dean Martin (Dino, el cantante famoso), Kim Novak (Polly la bomba, la ingenua prostituta), Ray Walston (Orville, el compositor de pueblo que espera su ocasión) y Felicia Farr (Zelda, la esposa de Orville). 

“El príncipe y la corista”, cuyo título original es “The Prince and the Showgirl”, de 1957, fue dirigida e interpretada en el papel protagonista masculino por Laurence Olivier (príncipe Carlos de Carpacia) y por Marilyn Monroe (Elsie Marina, corista de la revista The Coconut Girl). 

“La ventana indiscreta”, “Rear Window” en el original, es de 1954. Fue dirigida por Alfred Hitchcock y protagonizada por James Stewart (L. B. Jefferies, fotógrafo), Grace Kelly (Lisa Carol Fremont, bellísima modelo), Thelma Ritter (Stella, la enfermera) y Raymond Burr (Lars Thorwald, el asesino). 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes