Ir al contenido principal

"Clarissa" de Stefan Zweig


El retrato de Evelyn Nesbit, de 1903, pintado por Gertrude Käsebier, es la imagen ideal, la ilustración más adecuada para la portada de este libro que publicó la editorial Acantilado en 2017. Una de las obras más maduras y, por eso mismo, complejas, de Stefan Zweig, el escritor que tiene legiones de admiradores que encuentran en su obra un compendio de la naturaleza humana. Sus vicios, sus virtudes, sus apasionamientos, sus dudas, sus miedos, sus arranques de valor, su cobardía. Las contradicción. Los desánimos. Lo misterioso. Lo evidente. 

Esta novela, de doscientas páginas, comienza en el año 1902 y termina en el 1930. En su interior, vidas. La protagonista, Clarissa, hija de un militar austríaco, ha pasado en sus primeros ocho años de vida por tantas casas y por tantos parientes que apenas los recuerda. Su madre murió de pulmonía, su hermano y ella fueron encomendados a su abuela, luego a sus tías paternas y, a esa edad, separados para enviar al chico a hacerse un militar y a ella a vivir en un convento. Este comienzo vital no parece que ayude mucho a convertirse en una persona feliz. Además, el padre de los chicos es un experto militar en estadística y así obligará a sus hijos a anotar, día a día, todos los pormenores de su existencia. De ese modo, nos cuenta Zweig, en lugar de hacerse una idea global de lo que ocurre, Clarissa tiene en la cabeza esa especie de desbrozamiento matemático de horas y acciones. 

"El único acontecimiento que trastornó a Clarissa, desde un punto de vista humano y personal, ocurrió en su penúltimo año en el internado. Hasta entonces no había mantenido una amistad especial con ninguna de sus compañeras....Por eso la trastornó tanto la extraordinaria criatura cuya presencia y destino le permitieron formarse una primera idea acerca de la realidad que había al otro lado de los muros del convento"

Esa presencia no es otra que la de Marion. "...aquella chica, de apenas dieciséis años...avanzaba con ligereza y seguridad, dirigiendo sus redondos ojos sonrientes a una y otra..."

El rasgo más evidente de la personalidad de Marion "era su alegre generosidad y el deseo, no sólo de gustar a todo el mundo, sino de ser complaciente..."El encuentro de Clarissa con Marion es providencial porque son dos personalidades muy distintas y el relato de esas características le da pie a Zweig a hacer lo que mejor le sale: la psicología, el retrato íntimo, las contradicciones, dudas y emociones que sacuden a todo el mundo, incluso aunque parezcan superficiales y llenos de risas. 

Clarissa es una mujer de su tiempo y tiene que decidir qué profesión ejercer cuando sale del convento y acaba su formación inicial. Y de ese modo, siguiendo el consejo de un viejo amigo de la familia, se dedica a estudiar pedagogía, puericultura y todo aquello que puede ser útil para dedicarse a la educación, algo que, según ese amigo, estaba muy en vigor en aquellos años. 

La vida de Clarissa cambiará cuando conoce a Léonard, un socialista francés del que se enamora. Entonces surge el fantasma de la historia, la Primera Guerra Mundial, las luchas entre pueblos, todo lo que condiciona la vida de las personas sin que estas puedan intervenir para detenerlo. Así, Clarissa, y el hijo que tendrá de esa relación, son el ejemplo de la lucha personal aun en los momentos más complejos y más difíciles de remontar. 

Clarissa. Stefan Zweig. Editorial Acantilado, 2017. Traducción de Marina Bornas Montaña. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes