Ir al contenido principal

Penelope Fitzgerald: una outsider de la literatura


Lo cuenta Hermione Lee, su biógrafa: "Cuando en 1979, a los sesenta y tres años de edad, Penelope Fitzgerald recibió inesperadamente el Premio Booker por Offshore (que en castellano se tradujo como A la deriva), les dijo a sus amigos: Ya sabía que era una outsider"

Si has leído algún libro de esta escritora sabrás que estaba en lo cierto. El más famoso de todos ellos, La librería, tiene como protagonista a una viuda pobre, Florence Green, que pone todo su empeño en sacar adelante su librería en un pueblo de la costa inglesa y termina por desistir ante la presión de las fuerzas vivas del pueblo, ancladas en lo políticamente correcto. Florence Green es, en este sentido, una perdedora. Viuda (lo que significa que estaba sola, sin ningún hombre que la defendiera, según los cánones de la época, mediados del siglo XX), pobre (sin recursos, teniendo que pedir préstamos a los bancos para poder subsistir), sola (únicamente un anciano y una niña creerán en ella), mujer (con lo que esto significa de añadido de las dificultades, de vulnerabilidad) y utópica (pensar que una librería que pusiera a la venta Lolita, el escandaloso libro de Nabokov que puso en circulación la editorial Olimpia,  iba a seguir existiendo en un pueblo conservador era una verdadera utopía). 

Los personajes de la orilla de la vida, los que son más desfavorecidos, los fracasados, esos son los que llaman la atención de Fitzgerald y a ellos los convierte en parte de sus obras. También los que van contracorriente, los que tienen y defienden otras ideas, los difíciles, raros y confusos. Tenía un gran sentido del humor pero, al tiempo, un aire melancólico e irónico propio de quien posee una inteligencia especial y una empatía muy superior a lo normal. Además, poseía sus propios gustos literarios, leía a gente casi desconocida y buscó durante los veinticinco años en que se dedicó a escribir y publicar aquella editorial que estuviera más acorde con sus gustos, la Collins. 

Empezó a escribir a los cincuenta y ocho años, publicó su primera novela a los sesenta, pero en los años siguientes, hasta su muerte en el año 2000 fue capaz de escribir una enjundiosa obra, nada menos que nueve novelas, tres biografías y numerosos ensayos y reseñas. Era una escritora que leía mucho. Sus seguidores eran y son casi una secta, gente muy convencida del estilo y del valor de la escritora. En sus obras hay elementos sacados de su propia vida, experiencias vividas, frutos de su imaginación y obras con trasfondo histórico que se debían a su talento casi mágico. 

Puedes leer La librería, La flor azul, La puerta de los ángeles, El inicio de la primavera, Inocencia, todo ello en la editorial Impedimenta, que ha puesto la obra de Penelope Fitzgerald a disposición de los lectores españoles, en una labor encomiable y muy necesaria. En fechas próximas de este año 2017, la misma editorial publicará A la deriva. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes