Ir al contenido principal

Maltratadores y víctimas: La inquilina de Wildfeld Hall de Anne Brontë

El universo cerrado en el que vivían los Brontë, las tres hermanas y el hermano, produjo unos frutos literarios diversos. Esta novela de Anne Brontë (1820-1849), podría resumirse diciendo que trata de un tipo maltratador psicológico, débil, pervertido y egoísta, así como de su víctima, una mujer que se enamora para su desgracia. 

Helen Graham cree sinceramente que ella hará posible el milagro de que su marido se convierta en un hombre cabal y deje de ser un libertino, borracho y manipulador. Así lo creen también las miles de mujeres que se enamoran del hombre equivocado. Ellas luchan contra sí mismas y contra ellos para lograr su objetivo pero terminan destrozadas, hundidas, perdidas, cansadas y, a veces, con la esperanza muerta. 

Lo peor de Arthur, el marido de Helen, es que no reconoce abiertamente su juego y eso origina que ella se sienta hasta culpable por las culpas de él. Es verdad que hay un sentido religioso en esa culpabilidad, pero también lo es que Arthur es un perfecto manipulador, esa clase de hombre que dice a cada cual lo que desea oír, que se arriesga al máximo cuando quiere conseguir algo y que persiste hasta la extenuación para que sus deseos se cumplan, caiga quien caiga y sea como sea. Un ser débil que odia, en realidad, la fortaleza de la gente honesta. Todo lo contrario a un hombre de bien. Esa es la conclusión a la que todos llegan en cuanto lo conocen un poco y, sin embargo, la duda, la enorme duda, de Helen, que lo considera una persona extraviada pero en el fondo buena. Pues la verdad les que ese fondo no existía y demasiado tarde ella lo entenderá. Pero antes han de llegar muchas lágrimas. 

Este tema tan moderno, tan actual, tan intemporal, tan vigente, se envuelve en una factura literaria victoriana que le quita parte de su potencial expresivo. Y en una estructura narrativa que favorece la expresión ciertamente alambicada del texto. Las cartas que escribe Gilbert, el joven impetuoso que se enamorará de la mujer, y los textos privados de esta, que le son dados a leer a Gilbert para que pueda comprenderla. Sorprende que la mujer sea capaz de escribir con enorme sutileza y de dibujar con talento. Ella es, en realidad, una artista, una mujer que ha desperdiciado su ingenio con un hombre despreciable. Un canalla encantador que se convierte en un decrépito truhán. 

El prefacio a la segunda edición, escrito por la propia autora, que inicia el libro no tiene desperdicio y es un testimonio muy interesante de su pensamiento, bastante más adelantado que la forma expresiva que utiliza. Insiste en que el libro lo ha escrito Acton Bell y no Currer ni Ellis (los nombres que sus hermanas y ella usaban para firmar sus libros) y hace frente a las críticas de que la novela es demasiado, fuerte y morbosa. En realidad, lo es. No solamente para esa época sino para cualquiera, porque pone de manifiesto el proceso psicológico que sigue una mujer normal cuando se encuentra con un manipulador emocional, rayano en el narcisismo perverso, que hace que ella actúe como no quiere actuar y que sienta como no debe sentir. Pero el lenguaje, la forma, es plenamente acorde con su tiempo y mucho más en este caso, porque todo responde a la narración de los hechos que hacen dos de los personajes. 

La inquilina de Wildfeld Hall. Anne Brontë. Editorial Alba, colección Minus. Traducción de Waldo Leirós. 604 páginas. Apareció publicada en 1848 y fue la segunda y última novela de esta autora. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes