Ir al contenido principal

"Un amor imposible" de Christine Angot

Rachel, Pierre y Christine forman un triángulo aparentemente sencillo pero que encierra muchas imperfecciones. Rachel es la muchacha de familia sencilla, con un padre ausente y una madre luchadora, que trabaja desde siempre como secretaria y que ansía una vida mejor. 

Pierre es un hombre de buena familia, algo inconsciente, algo tarambana, algo narcisista, bastante irresponsable, pero lleno de buenas intenciones aparentes. Un adolescente perpetuo que se guía de sus impulsos y de intereses personales más que de sentimientos. Ambos se enamoran aunque esta sería la primera gran duda. 

El amor de Rachel es evidente, el de Pierre dudoso. Si no hubiera esta duda no podría él haber optado por alejarse, tras el embarazo de ella, para casarse con una chica de buena familia y situación económica acomodada. 

A partir de ahí, la imagen de la portada representa la espera, la despedida y lo que llama siempre Rachel, la partida. Un adiós continuo aderezado de cartas porque Pierre es de los que nunca se alejan, de esas personas que tienen que mantener a la gente atada con lazos a su propia conveniencia y criterio. Lazos que nunca acaban de atarse pero que tampoco desaparecen. 

En un momento dado, Pierre conocerá a su hija. La relación especial que madre e hija mantienen se irá debilitando y un hecho atroz que acontece y que todos conocen en el círculo más íntimo, terminará por hundirla. El amor entre Pierre y Rachel se desvanece. El amor entre padres e hijos se cuestiona. El amor entre la hija y su madre se convierte en un infierno del que desprenderse. Siempre la pregunta, siempre el por qué. 

Christine Angot no busca atajos a la hora de escribir, a modo de autoficción, esta novela, no oculta que el verdadero problema entre su madre y ella es el incesto al que la sometió su padre y que su madre conocía sin mover un dedo. Todo el final del libro, cuando ya el padre es un enfermo de Alzheimer que no recuerda nada, Christine intentará explicarse cómo ocurrió todo aquello y por qué su madre lo consintió. Pero, al mismo tiempo, su esfuerzo por hallar una salida al dolor, por evitar el odio, dejará una puerta abierta a su madre, al entendimiento de su propia soledad y de su propio abandono. Ninguna de las dos hace, sin embargo, el juicio sumarísimo que merecería Pierre, su egoísmo absoluto, su falta de pudor, su ausencia de empatía y de compasión hacia los demás. Un hombre que no merecía la pena conocer ni amar, aunque ellas entonces no lo sabían y después fue demasiado tarde. 

Reseña de Anagrama sobre la autora: Christine Angot (nacida Pierrette Marie-Clotilde Schwartz en 1959) es autora de numerosas novelas y obras de teatro, que la han convertido en una escritora incontournable, indispensable y controvertida. Ha obtenido importantes premios como el France Culture o el Flore. Entre sus novelas destaca El incesto, que causó conmoción en 1999, pero fue en 2012, con Una semana de vacaciones (publicada por Anagrama), cuando se desató una gran polémica y ganó el Premio Sade. La autora rechazó ese galardón con las siguientes palabras: «La imagen de ese premio, corresponda o no a la obra del Marqués de Sade, está en contradicción total con el libro que he escrito.» La crítica la saludó entusiastamente: «Escalofriante» (Matías Néspolo, El Mundo); «Dueña de un estilo entrecortado y de una punzante tendencia a la repetición, le debe no poco a Céline. Las palabras de Angot dicen lo que las palabras esconden con un idioma que parece la transcripción sin tamiz de la oralidad sin eludir nada, desde lo más nimio a lo más aberrante» (Ángeles López, La Razón); «Una novela de una transparencia radical y una carnalidad que aplasta. Un relato existencial de hondo calado» (Jesús Ferrero, El País); «Angot imprime una vuelta de tuerca suplementaria a la impronta impúdica que tanto marca su imaginario femenino... Polémico y valiente... Se apropia sin pudor del falocrático lenguaje paterno para narrar, con asepsia ritual y pulcritud clínica, los momentos obscenos y las pausas triviales de una relación incestuosa» (Juan Francisco Ferré, Sur).


ISBN 978-84-339-7985-8
EAN 9788433979858
PVP SIN IVA 17,21 €
PVP CON IVA 17,90 €
NÚM. DE PÁGINAS 192
COLECCIÓN Panorama de narrativas
CÓDIGO PN 953
TRADUCCIÓN Rosa Alapont
PUBLICACIÓN 24/05/2017

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes