Ir al contenido principal

"Yo también soy una chica lista" de Lucía Lijtmaer

En realidad siempre me ha pesado el arquetipo de feminista igual a fea. Feminista igual a desesperada. Feminista igual a loca. Lo reconozco. A estas alturas no sé qué es el feminismo, no le he dedicado tiempo y me he desenvuelto en un mundo de hombres (de eso sí soy consciente) como buenamente he podido. Ahora pienso si no me equivoqué, si no me ha faltado algo de instrucción.

Los libros de autoayuda se parecen entre sí como una gota de agua a otra. Como una gota de agua mineral a otra. Son frases que nunca podríamos negar, obviedades que todos sabemos que rara vez se cumplen. Nos convierten en héroes de nuestra propia historia y la historia en general nos dice que, en el concierto de la vida, hay protagonistas y actores secundarios. Ser secundario no gusta a nadie. Pero es la verdad y hay que aceptarlo o, quizá, convertir en estelar ese pequeño papel que te ha tocado. Al fin y al cabo, es pequeño pero es tuyo. Y es el que tienes.

Lucía Lijtmaer parte de los supuestos del feminismo para dar un golpe en la mesa, de igual forma que las mujeres se dan un Golpe en la Cabeza el día que descubren que las cosas no son iguales para los hombres que para ellas. O para nosotras, si quiero ser exacta. El que yo no haya encontrado trabas en mi vida profesional no significa que, en lo personal, no sea consciente de techos, cristales, charcos y otros inconvenientes. Y tampoco significa que no sea solidaria con otras mujeres que sí tropiezan a menudo. La solidaridad es el elemento que cierra el libro con un toque de esperanza. Las cosas van mal, viene a decir, pero si nos fijamos bien en lo que ocurre, hallaremos una fuente fértil de aprendizaje y de superación. Y esa fuente no es otra que nosotras mismas, no solas, no individuales (o también) pero sí (también) en grupo. En lugar de la archisabida competencia entre mujeres lo suyo es hacer piña, es entender que echarnos piedras unas a otras es derribarnos en modo meteórico.

El libro se escribe con humor porque, como hoy mismo hablaba yo con mis colegas en el desayuno (fértil desayuno al aire libre en mañana de airecillo prometedor) no se puede hablar en serio de cosas que llegan a ser tan dolorosas. Por ejemplo, la rendición ante la necesidad de mantener la belleza a pesar del paso de los años. Por ejemplo, la invisibilidad de la mediana edad en adelante. Por ejemplo, el amor grotesco, gruñón y fuera de servicio de algunas mujeres por hombres que están ausentes de todo sentimiento. Por ejemplo, las luchas por sobrevivir en el áspero mundo laboral. Por ejemplo, la servidumbre a modas y a esta suerte de esclavitud que nos quiere convertir a todas en "chicas" cuando somos mujeres.

Algunas recetas: hablar y contarlo todo; no sucumbir al desafío de la mujer callada; huir del sufrimiento estéril; dejar de sentir que la perfección es algo obligado para nosotras; protestar, luchar, seguir, vivir, con y para nosotras mismas.

Yo también soy una chica lista. Lucía Lijtmaer. Editorial Destino. 2017

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes