Ir al contenido principal

"Regreso a Berlín" de Verna B. Carleton



La feliz asociación de las editoriales Periférica y Errata naturae trajo consigo en 2016 la publicación de uno de los libros de más éxito del año, Tú no eres como otras madres, de Angelika Schrobsdorff. Con una traducción a cargo de Richard Gross y una ayuda a la edición del propio Instituto Goethe, el libro obtuvo una aceptación enorme entre los lectores.

Ahora, ambas editoriales repiten la fórmula y ponen en circulación este libro, Regreso a Berlín, de Verna B. Carleton, que, en sus primeros días, no ha tenido el eco ni el boca a boca del anterior. Aunque aún es demasiado pronto para pronunciarme al respecto porque, en cualquier momento, una circunstancia hace que el signo cambie. Sin embargo, el precedente es muy difícil de superar y las editoriales deben saberlo. 

Ambientada en el Berlín de los años cincuenta, tras la devastación que supuso la Segunda Guerra Mundial, todo sucede ante los ojos de tres personas. Si a Schorbsdorff se la comparaba, por parte de las editoriales publicantes, con Irène Némirovsky, en este caso a Carleton se la sitúa en la estela de Graham Greene o de William Somerset Maughan

Eric Devon, el protagonista, verá con sus ojos como los efectos de la guerra en Alemania no son únicamente económicos, políticos o sociales, sino que le llegarán a él directamente, cambiando su forma de pensar y remontándose a épocas que él mismo quisiera olvidar. En este sentido, Berlín es, a su vez, otro protagonista más de la historia, con su nueva fisonomía, sus cambios urbanísticos y sus miedos y ocultaciones. Las preguntas acerca de quiénes han sido los culpables de todo ese desaguisado que tuerce el destino de, al menos, dos generaciones, están en el aire y salpicarán a los personajes del libro. De esta forma la autora debe penetrar de alguna manera en el entramado interior de todos ellos. Esos dos planos, exterior e interior, se conjugan y mezclan hasta constituir un retrato de un momento crucial para la ciudad y sus habitantes. 

La historia empieza en un barco italiano, el Caribe, que hace la travesía entre Southampton-Génova y Venezuela, y se narra por una periodista estadounidense que conoce a un matrimonio, Eric y Nora Devon, con quienes comparte una dura travesía y a quienes cuenta su intención de visitar Berlín. Son gente amigable pero que, a tenor de sus reacciones al deseo de la periodista, ocultan algo. Estamos en 1956, los difíciles tiempos en que Alemania y el resto de la Europa que sufrió la Segunda Guerra Mundial está en reconstrucción. En el barco hallarán un mosaico de nacionalidades y, entre ellos, los Devon, "silenciosos y enamorados", soportarán las "gaitas españolas" y "las canciones andaluzas" con admirable estoicismo. Sin embargo, un encuentro dejará de lado su aparentemente apacible vida y los conducirá hasta Berlín.

Reseña de la autora (editorial Errata naturae):

De madre inglesa y padre de ascendencia alemana (ella nunca quiso usar su apellido paterno, Von Kessler), nació en 1914 en New Hampshire, Estados Unidos, y se casó en México —con Frida Kahlo y Diego Rivera como testigos—, donde vivió durante la Segunda Guerra Mundial y donde frecuentaba los círculos artísticos de los exiliados alemanes. Allí se hizo amiga de los grandes escritores Anna Seghers y Egon Erwin Kisch. Escribió artículos para diversos medios, como el Saturday Evening Post o The New Yorker. En París, su hogar adoptivo, había conocido a Sylvia Beach y a Walter Benjamin y se había encontrado con muchas personalidades de la vida literaria. Hasta su muerte, en 1967, fue amiga íntima de la fotógrafa Gisèle Freund, a quien acompañó a Alemania en 1957. Regreso a Berlín, su primera novela, recibida con entusiasmo en su época, se inspira en aquel viaje: Freund se había exiliado de su país en los años treinta debido al nazismo; para ella, volver a poner un pie en territorio alemán era una difícil decisión vital: de Alemania y los alemanes no quería saber nada, pero tampoco lograba librarse de sus recuerdos. Verna la alentó a hacer aquel revelador viaje… que también era, en realidad, una búsqueda de su propio pasado.

Datos del libro: 

Autora: Verna B. Carleton
En coedición entre Editorial Periférica y Editorial Errata naturae
Fecha de publicación: 20/03/2017
Formato: 14 x 21,5
Páginas: 408
PVP: 21,50 €
ISBN: 978-84-16544-32-5

Comentarios

Ana Blasfuemia ha dicho que…
Feliz matrimonio, el de Periférica y Errata Naturae... Tengo el de "Tú no eres como otras madres" que me atrajo desde el principio, sin embargo con este tengo más dudas :/

Un abrazo
Caty León ha dicho que…
No tengas reservas. El libro es magnífico. Abrazos y gracias por comentar.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes