Ir al contenido principal

"Lady Macbeth" de William Oldroyd.


(Anna, la criada, trenza las cintas del corsé de Katherine, a modo de símbolo de una vida resguardada)

Lady Macbeth, la ópera prima del cortometrajista William Oldroyd en el mundo del gran cine, no es una apología del empoderamiento femenino, ni tampoco un relato de costumbres, ni un romance novecentista, ni tiene nada que ver con las historias de amor desgraciado de Emma Bovary, Ana Ozores o la Karenina. No. Es una película de cine negro, camuflado en un tiempo, 1865, en el que todavía no se había inventado la gabardina. Un argumento que comienza mostrando la indefensión de una muchacha, cuya familia la ha vendido (junto con una parcela que no sirve ni para alimento de vacas, según su marido) en un matrimonio desigual. Su esposo no solo es un hombre mayor, sino un hombre impotente, un presunto incapacitado sexual. La escena que arranca la película lo dice todo: noche de bodas, camisón blanco, mujer desnuda, hombre que se mete en la cama y se da la vuelta. 


(La soledad de la alcoba es el elemento inicial que impulsa el comportamiento de la protagonista)

Será precisamente esa actitud de su marido lo que a Katherine la haga pensar. Su poder físico consiste en lograr que los hombres la deseen. Y por eso va a desobedecer a su suegro, que quiere tenerla en casa y con la pata quebrada; y saldrá al aire libre, a los paisajes románticos que envuelven una casa minimalista, blanca y sin adornos, una casa fría, muy fría, donde ella no tiene otra cosa que hacer que sentarse con la espalda recta en un sofá de madera dura. El corsé que asfixia la vida de Katherine se aliviará cuando su marido y su suegro se ausenten de la casa. Entonces ella recorrerá los campos que rodean la casa y, sobre todo, experimentará la pasión con uno de los criados de la casa, un mozo de cuadra, el escalón más ínfimo entre la servidumbre, Sebastian, con quien tendrá encuentros en la cama matrimonial y a quien, desde entonces, colocará el yugo de pertenecerle para siempre. 


(Katherine y Sebastian comienzan viviendo una historia de amor que se transforma en posesión y en pérdida de la libertad)

El descubrimiento de la pasión amorosa tiene para Katherine un efecto de convulsión personal. Es una suerte de venganza, un derecho que cree natural y una situación que abrirá la puerta a lo que, quizá, se nos había escapado a todos. Y por eso tratará por todos los medios, incluidos los menos lícitos, de mantener esa valiosa posesión. Contra la voluntad de Sebastian, que asiste, atónito, a esa enorme manipulación de su situación personal, a esa impostura. Otros personajes tienen en la trama un papel crucial, como Anna, la criada, un personaje fastuoso, con una mirada única, que es, quizá, la persona a la que Sebastian debería haber tendido en una circunstancia lógica. Esos paseos clandestinos de Sebastian, siguiendo a Anna, por el exterior de la casa, son la antesala del paseo final, este lleno de desgracia y oprobio. 

El desenlace es, como no podía ser menos en una tragedia que comienza como un drama de costumbres y sigue en forma de thriller, espantoso, extraño e impensable. Como si el mago de Aladino hubiera dejado escapar toda la fuerza del tesoro oculto en la lámpara y luego no hubiera forma humana de volver a guardarlo. 

FICHA TÉCNICA:

Lady Macbeth
Director: William Oldroyd
Basada en la novela de Nikolai Leskov, ambientada en la Rusia zarista. Aquí la guionista la sitúa en el sur de Inglaterra en el año 1865. 
Guión: Alice Birch
Música: Dan Jones
Fotografía: Ari Wegner
Productoras: Protagonist Picture, Sixty Six Pictures

Reparto: Florence Pugh, Christopher Fairbank, Cosmo Jarvis, Naomi Ackie, Bill Follows, Ian Conningham, Paul Hilton, Golda Rosheuvel, Rebeca Manley. 


Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes