Ir al contenido principal

"La mancha humana" de Philip Roth


La mayoría de los personajes que traza Philip Roth tienen algo repulsivo, difícil, complejo y que me hace detestarlos. Sin embargo, cuando comienzo a leer un libro suyo no puedo parar, siempre me lanzo y me sumerjo en la lectura y me arrastra de una manera que no tiene explicación. O sí. La escritura sin más. Lo leo y me hago siempre la misma pregunta ¿cómo es posible que escriba tan bien? Y sigo preguntándome cómo logra inventar esas tramas que se dan la vuelta a poco que lo esperes y te dejan anonadada. Roth es un escritor excepcional al que hay que perdonar que cuente cosas desagradables y que te haga pensar cosas tristes, desabridas o llenas de sentimientos negativos. 


En "La mancha humana" la historia es tan paradójica, el argumento es tan funestamente irónico, que te hace reír y cabrearte a la vez. Coleman Silk es un profesor universitario, un especialista en lenguas clásicas y un hombre que ha luchado por poner en lo más alto una pequeña universidad y que comete el error de calificar de "humo negro" a dos estudiantes de su clase que no han aparecido todavía por allí. Dos estudiantes negros. Eso desatará una campaña en su contra por aquellos que califican de racista el comentario. Y por todos los que los secundan porque no se atreven a disentir. Y por sus enemigos antiguos. Y por sus nuevos enemigos. En fin, por la sociedad que rodea la pequeña comunidad universitaria. El disgusto será tan enorme para su esposa que va a morir todavía joven y fuerte. Y, a partir de ahí, Coleman Silk, como le explica a Nathan Zuckerman, el novelista que está retirado en la zona, alter ego de Roth y narrador de la historia, su vida cambiará. El propio Coleman será quien le pida a Nathan que escriba lo ocurrido y, para ello, tiene que confesarle acontecimientos de su vida pasada y presente, cosas que, quizá, no debería haber sacado a la luz. 

El escritor quiere poner de manifiesto que la ola de corrección política, que afecta al lenguaje hasta en sus más mínimos extremos, puede desencadenar acontecimientos no deseados. El ostracismo, el aislacionismo, la desintegración, la muerte social, la muerte física. Un río de maledicencia y de rumores que puede arrastrar a cualquiera, incluso al ciudadano mejor considerado. Detrás, desde luego, se esboza que no todo era tan idílico y que, quizá alguien aprovecha la situación para sacarle partido. Es decir, que detrás de esas matanzas de la dignidad personal hay un interés particular y no la defensa de ningún ideal. 

Pero, una vez sentadas estas premisas, el libro no acaba ahí y la historia inicial se convierte en un pórtico, un lugar que deja entreabierta la visión de algo bastante más enjundioso. Aunque el problema de racismo del que Coleman es acusado se manifiesta de forma permanente en el libro, no es esta la cuestión, al fin y al cabo. Quizá la manera en que los hombres se enfrentan al paso del tiempo o al rechazo de sus semejantes. Quizá el libro hable de la fortaleza moral necesaria para escribir la historia de cada uno sin que resulte un apéndice a la historia de otros. Cuando Coleman Silk decide liarse (no hay otra palabra) con la desgraciada Faunia Farley está dando una patada a la corrección. Y, a partir de ese momento, ya todo puede desarrollarse por terrenos no trillados, no previsibles. Porque entrará en acción un hombre duro que no tiene nada que perder, el exmarido de Faunia, Lester Farley. 

Un elemento inesperado hará su aparición en la narración y, además de confundirnos, trastocará la visión que el lector tiene de los personajes y hará que la duda se instale ya hasta el final del libro. Como si se tratara de un laberinto minoico, he aquí que el detalle principal se nos ha hurtado. Así lo hizo también Agatha Christie en El asesinato de Roger Ackroyd, una brillante estratagema. 


Robert Benton dirigió una versión cinematográfica del libro, con Anthony Hopkins y Nicole Kidman de protagonistas. El libro se publicó en el año 2000 y la película se estrenó en 2003, lo que da cuenta del interés que suscitó la narración. En el papel de Lester Farley aparece Ed Harris y en el de Nathan Zuckerman, el actor Gary Sinise. La música, uno de los elementos fuertes de la cinta, es de la gran Rachel Portman


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes