Ir al contenido principal

"Volver a casa" de Yaa Gyasi

Las editoriales saludan con entusiasmo el descubrimiento de nuevos autores. En este caso, Yaa Gyasi no es solamente una voz recién nacida, sino una persona muy joven cuya primera novela (ese libro decisivo que, en muchas ocasiones, marca el devenir de la carrera literaria y aun de la vida), está teniendo un gran éxito en los países en los que ya se ha publicado. 

Gyasi, nacida en Ghana en 1989, ha hecho dos veces un mismo camino. A los dos años, de su país de origen a los Estados Unidos de América. Cuando ya era una estudiante de Literatura en Stanford, vuelta a Ghana con una beca de investigación. Los recuerdos que se pierden en su memoria en esos dos primeros años de vida son el primer poso. Pero el segundo viaje ha sido definitivo para que la escritora, podemos ya nombrarla así, vierta en palabras, convierta en lenguaje, las vivencias, los sentimientos, la intimidad que genera ese reencuentro con lo que uno ha sido, incluso sin saberlo. 

Esa es la fuerza esencial del libro y su modo de ofrecer un testimonio de primera mano acerca de los recuerdos inventados y las emociones, unido todo ello en un crisol que es la sentimentalidad de cada uno. Seguramente los padres de Gyasi le habían contado mil y una historias acerca del país que les pertenecía por nacimiento y vivencia, pero todo eso eran recuerdos ajenos y le faltaba, seguramente, la argamasa definitiva que une todos ellos en un relato propio. Nada suple la existencia que cada uno de nosotros vivimos y nada de puede convertir en literatura si no se le ha añadido ese sustrato personal que genera la obra literaria, trate de lo que trate. 

"Volver a casa" es tanto una obra de iniciación, un recorrido personal y espiritual por la propia biografía familiar, como el encuentro de una mentalidad occidental con un entorno que le es desconocido y que conserva rutinas y costumbres tan alejadas que resulta difícil asumirlas y entenderlas, por mucho que el tono de tu piel o el rizado de tu pelo te asemeje a aquellos que habitan esa especie de paraíso perdido. 

Para la historia que traza, Yaa Gyasi ha elegido a dos mujeres, a las que dota de vidas paralelas y de lazos de sangre. Siendo hermanas, sus destinos las llevan a caminos tan dispares que no es posible hallar el punto de convergencia entre ellas. Effia se casará con un gobernador inglés y vivirá enclaustrada en una fortaleza junto al mar. Su hermana Esi, será vendida como esclava y así llegará al sur de los Estados Unidos. Dos ramas de una misma familia y, al fondo de todo, como telón que se alza y se descubre sin que se pueda evitar, los hechos históricos que han ido acaeciendo en la cosa suroccidental de África desde el siglo XVIII hasta ahora. 

En realidad, sentimientos y vida cotidiana frente al implacable avance de la historia, de los acontecimientos mayores que arrasan la posibilidad de hallarse uno mismo y de elegir la vida que desea vivir. 

Nota de la editorial acerca de la autora: 

Yaa Gyasi (Mampong, Ghana, 1989) se trasladó a Estados Unidos con sus padres y dos hermanos cuando contaba dos años. Tras varios cambios de residencia (Ohio, Illinois, Tennessee), la familia finalmente se estableció en Huntsville (Alabama). En 2009, mientras Yaa estudiaba Literatura en la Universidad de Stanford, obtuvo una beca de investigación y regresó durante unos meses a su país de origen. Volver a casa, su primera novela, se gestó durante ese viaje. Gyasi concluyó la redacción de la obra —nominada al prestigioso Premio Dylan Thomas— en el taller de escritura creativa de la Universidad de Iowa. En la actuali- dad vive en Berkeley (California).

Volver a casa. Yaa Gyasi. Traducción Maia Figueroa Evans. Editorial Salamandra. En papel y en e-book. Marzo 2017. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes