Ir al contenido principal

"Un día en la vida de una mujer sonriente" de Margaret Drabble


La elegante y pundonorosa editorial Impedimenta ha traducido al castellano este libro de relatos que ya echábamos de menos. Siguiendo su línea de hacernos llegar clásicos de literatura contemporánea que merece la pena conocer, he aquí que ahora le toca el turno a esta colección de los trece relatos que Drabble publicó en 2011 y que ahora aparecen traducidos. 

Margaret Drabble (1939) es una mujer interesante. Nacida en Sheffield (Yorkshire) en el seno de una familia ilustrada, es la mediana de tres hermanas también notables. La mayor es la novelista A. S. Byatt y la pequeña, la historiadora Helen Langdon. También su segundo marido es un prestigioso biógrafo. 

La vida de Drabble está llena de datos curiosos. Tuvo una educación esmerada (su madre era maestra) y fue actriz en la Royal Shakespeare Company. Es una personalidad muy reconocida en el Reino Unido donde ha sido recompensada con títulos diversos. Su vocación literaria cristalizó en 1963 con la publicación de su primera novela y desde entonces continuó hasta completar 17 novelas, un conjunto de relatos (el que ahora se publica), así como biografías, ensayos y estudios literarios. Su obra de ficción se centra en las mujeres. Es una cronista de la vida diaria de las mujeres corrientes, sobre todo en los años iniciales de los sesenta. Son mujeres de perfil diverso pero con preocupaciones comunes. Los fracasos matrimoniales, las luchas y las derrotas, las ocultaciones y el disimulo, la sensación de pérdida y los sueños sin cumplir, son algunas de sus temáticas, desarrolladas en un estilo directo, no exento de lirismo, con una observación aguda y detallada, sin toques de humor pero sin caer en el drama. Como la vida misma. 

Las mujeres de Drabble tienen dificultades con ellas mismas, no han desarrollado esa capacidad de pasar desapercibidas que tanto favorece el universo femenino, y se apoyan en circunstancias externas que, en ocasiones, hacen sobrevenir la catástrofe. A veces puede parecer que no hay esperanza, que todo es un cielo nublado, en un continuo gris que no presagia nada bueno. Pero surge, la mayoría de las ocasiones en forma de niños, en la redención de la infancia como el momento inicial en el que la vida tiene todavía escritas todas las palabras posibles. 

La condición femenina para ella está formada por mujeres que a veces ganan y otras veces pierden. En mujeres que, sin ser arquetipos, reúnen tantos elementos que pueden describirnos mucho de lo que a la literatura se le escapa corrientemente acerca de la emoción y la conducta de ellas, niñas, jóvenes, mujeres en su plenitud y ancianas. Gente, al fin y al cabo. Nada corriente, desde luego. 

Un día en la vida de una mujer sonriente. Margaret Drabble. Editorial Impedimenta. Traducción del inglés a cargo de Miguel Ros González. Febrero de 2017. 

Reseña de la escritora a cargo de Impedimenta: 

Hermana de la novelista A. S. Byatt (con la que desde hace años apenas tiene relación), después de asistir al internado Mount School, en York, obtuvo una beca para estudiar Inglés en el Newham College, en Cambridge. En 1960 se unió a la Royal Shakespeare Company, donde llegó a estar bajo la tutela de Vanessa Redgrave. Poco después abandonó la compañía para dedicarse de lleno a su carrera literaria y publicar su primera novela, A Summer Bird Cage, en 1963. Entre 1980 y 1982, presidió la National Book League, y Universidad de Cambridge la distinguió con un doctorado honoris causa en 2006. Drabble fue nombrada dama comendadora de la Orden del Imperio Británico en 1980. En 2008, fue ascendida a Dama Comandante de la Orden del Imperio Británico. Drabble ha publicado 17 novelas. La piedra de molino (1965), la tercera de ellas, fue reconocida con el John Llewellyn Rhys Prize en 1966, mientras que Jerusalem the Golden ganó el James Tait Black Memorial Prize en 1967. Es asimismo autora de la trilogía formada por The Radiant Way (1987), A Natural Curiosity (1989) y The Gates of Ivory (1991). Su última novela, La niña de oro puro, fue publicada en 2013. En la actualidad reside en Londres.

Reseña del libro aparecida en la web de la editorial: 

Esposas sin maridos. Madres y hermanas. Mujeres que se debaten entre la vocación artística y las exigencias familiares. Científicas que han decidido dejar de teñirse el pelo y de ir por la vida disculpándose por cada paso que dan. Amor no consumado, vanidad y soledad. El poderoso universo ficcional de Margaret Drabble se concentra en estos cuentos que abarcan cuatro décadas de producción literaria. Una madre trabajadora que puede con todo y acaba sus enloquecidos días con una sonrisa. Una prestigiosa investigadora que acaba de recibir el Nobel por el descubrimiento del «gen de la vanidad». Una mujer que suspira aliviada cuando muere su esposo, y una romántica empedernida que busca el amor en los trenes. Trece relatos, la totalidad de la producción de Drabble en este género, que constituyen una muestra exquisita de la capacidad de ironía, lirismo y amplitud discursiva de una de las narradoras británicas más importantes del siglo XX.



Comentarios

Ana Blasfuemia ha dicho que…
Ganitas le tengo a este libro, con esa magnífica portada de Impedimenta (como siempre). Caerá en un club de lectura, así que no tardará en caer.

Un abrazo
Caty León ha dicho que…
Yo cada vez soy más adicta o adepta a los relatos. Condensan una historia en pocas páginas. Y de las nouvelles. Un abrazo. Gracias por leerme.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes