Ir al contenido principal

"A merced de la tempestad" de Robertson Davies

Esta es la primera novela que escribió Robertson Davies., escritor canadiense al que, si no conoces, deberías apresurarte a conocer. Y la tempestad de la que habla el título es la del mismísimo William Shakespeare.

El argumento de la novela es engañosamente simple. Un grupo de teatro amateur que se denomina a sí mismo "Teatro Joven de Salterton" decide llevar a cabo la representación de La Tempestad. Estamos en los años cuarenta del siglo XX, en Canadá y en la ciudad imaginaria de Salterton, en la que Davies sitúa la acción de sus tres primeras novelas, que, aunque fueron escritas de forma independiente y así pueden leerse, se llaman por ello Trilogía de Salterton. La primera de las trilogías de un escritor excepcional que no goza en España del conocimiento público que su calidad merecería. 

El lugar elegido para la representación del grupo de teatro amateur de Salterton es bastante curioso y tendrá mucho que ver con las peripecias de los ensayos y con las circunstancias en las que estos se desarrollen, pues se trata nada menos que de los fastuosos jardines de la residencia de George Alexander Webster, que vive allí con sus hijas Griselda y Freddy. Además de ellos, otros personajes pululan por el libro, como el jardinero Tom o el profesor Hector Mackilwrait

Con ocasión de la reseña de su segunda novela, también perteneciente a la Trilogía de Salterton y titulada Levadura de malicia (cuya línea argumental es, sencillamente, magistral) ya traje a este blog la figura de Davies, que me deslumbró para siempre con ese libro y me reafirmó en su calidad más recientemente con el último de los escritos antes de morir Un hombre astuto, quizá el más completo de todos los que escribió, su obra maestra, entre otros muchos que han sido publicados por Libros del Asteroide editorial encargada de la feliz y necesaria tarea de trasladar al castellano y poner a nuestra disposición la obra de este extraordinario escritor, mucho más interesante en cuanto se profundiza en su obra. 

Robertson Davies (1913-1995) era canadiense y se le considera mundialmente famoso aunque, como digo, en España se le conoce poco todavía más allá del grupo de robertsonianos que lo siguen fervorosamente desde hace años. Estudió Literatura en Oxford y fue actor en el Old Vic Repertory Company, por lo que el tema de A merced de la tempestad y todo lo referente a los entresijos de una representación teatral le era muy cercano. En 1940 volvió a su país, Canadá, y allí se dedicó a trabajar como periodista, manteniendo una columna humorística con el seudónimo de Samuel Marchbanks. La continuidad de esa columna indica la capacidad de reinvención que tenía el escritor, cuya obra no solamente goza de una prosa perfecta sino de unos ingeniosos argumentos cuyos puntos de partida son, cuando menos, originales. En el año 1951 publicó esta novela, la primera de las suyas, seguida en 1954 de Levadura de malicia y en 1958 de Una mezcla de flaquezas, las tres de la Trilogía de Salterton

Luego escribió y publicó la Trilogía de Deptford: El quinto en discordia, 1970; Mantícora, 1972; El mundo de los prodigios, 1975. A continuación, la Trilogía de Cornish: Ángeles rebeldes, 1981; Lo que arraiga en el hueso, 1985; La lira de Orfeo, 1988. Además escribió la inacabada Trilogía de Toronto, con una única obra Asesinato y ánimas en pena de 1991. 

En los años sesenta dejó el periodismo y se dedicó a ejercer de profesor de literatura en la Universidad de Toronto. Su último libro, como he comentado, fue Un hombre astuto, magistral resumen de toda su literatura. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes