Ir al contenido principal

"Elle" de Paul Verhoeven, con Isabelle Huppert


Isabelle Huppert es una actriz excepcional. Su fragilidad aparente esconde una fortaleza sin límites. En este papel esa dualidad es fundamental. Michelle ha sido una niña traumatizada por su condición de hija de un asesino múltiple. Esa circunstancia ha marcado la vida de la familia. Mientras ella triunfa como empresaria de creación de videojuegos, su matrimonio fracasa y su hijo es un absoluto inútil con problemas mentales. Por su parte, la madre de Michelle ha perdido todo contacto con la realidad y vive entre el botox y los gigolós. En esa tormenta estallan otras, que la cubren de pleno y que solo pueden entenderse a la luz de su propia existencia. Pero es capaz de seguir, de arreglarse el pelo, ponerse los zapatos de tacón, maquillarse y volver a la lucha. Es esa sensación de resistencia a la derrota la que te mantiene atenta a la pantalla. 

Si vas al cine con amigas tendrás luego la oportunidad de hablar de lo que viste. Esto es algo impagable. Las cinco mujeres que, tras la proyección, nos sentamos a comentar nuestras impresiones, teníamos cada una un punto de partida diferente. Cada uno de nosotras había visto algo que las otras no percibían. Mirábamos a la Huppert y nos veíamos a nosotras mismas en determinados momentos. Ese ligue insustancial que deja de interesarte; ese hijo que está a punto de saltarse las normas; ese ex marido absolutamente perdido y sin anclajes que te necesita; esos compañeros de trabajo que exhiben una misoginia escandalosa; tu pasado, al que no puedes renunciar; tus padres, que están ahí, al fondo de tu biografía. 

Quizá ninguna reconoció en esos ratos la huella de lo que somos. Porque es una película y porque Verhoeven ha cargado las tintas en el argumento y en los personajes. Pero están los matices. Está eso que no se puede ocultar aunque uno lo intente. Están los pequeños sentimientos, las emociones diseminadas que no resisten la contemplación sin que hagas una introspección necesaria. Es una película en que las mujeres se dan cuenta de todo y en la que los hombres se dejan arrastrar sin mirarlas a los ojos detenidamente. No las conocen y por eso no las aman. Es una situación cotidiana en la que los hombres no aman a las mujeres. 

Cuando eso ocurre, las mujeres efervescentes, que calzan tacones finos, medias negras y que llevan vestidos escotados y oscuros, las que se peinan cuidadosamente rubias, las que sonríen con una burbujeante copa de champán en la mano y hacen ostentación de lo que son y lo que tienen, esas mujeres no repararán en el vacío de las miradas. Son esas otras, las invisibles, las que callan, las que son utilizadas sin desearlo, las que tienen que luchar por sí solas porque no las sostiene mano alguna, las que duermen solas sin cruzar la línea divisoria de la cama de uno cincuenta metros. Son esas otras las que advierten el truco, la tramoya, el gesto cruel del hombre que no ha tenido ningún reparo en seguir los dictados de su temperatura y de su necesidad puntual. Hombres que no están hechos para amar. Mujeres que no necesitan ser amadas sino ser exhibidas. Mujeres que aman y que están ocultas a la luz de los focos. Todo eso es "Elle" y es Huppert. Y a ver si le dan el Oscar, que sería lo justo. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes