Ir al contenido principal

"La vida resguardada" de Ellen Glasgow


Tengo un amigo al que le gusta despegar con las uñas las etiquetas adhesivas de los objetos, esas en las que viene el precio y el código de barras. Encuentra un raro placer en levantarlas por una de las esquinas y hacer que, enteras, se separen definitivamente. Yo acabo de quitarle la etiqueta  de la contraportada a este libro, a pesar de que no es una compra reciente sino del año 2008. Concretamente y como reza en la primera página, lo compré el día 22 de diciembre de ese año en la Casa del Libro de Madrid. Recuerdo bien ese viaje. Habíamos llegado en el AVE y parábamos en un hotel de esos con encanto en la calle Serrano. La calle estaba en obras, ahora lo pienso. El barrio de Salamanca era, para mí, el oasis del bienestar. Sus tiendas de marca, su ambiente, sus restaurantes. El clima era excepcionalmente bueno para tratarse de la Navidad. Y nosotros estábamos muy felices porque allí todo presagiaba momentos llenos de entretenimiento y de diversión. Y así fueron sin duda. 

El libro lo compré a la vuelta y lo leí casi entero en el AVE de camino a casa. Ya sabéis lo que ocurre con algunos libros. Los abres, lees las primeras líneas y ya te adentras en ellos como si fueran un santuario, un lugar del que quieres descifrar todos los secretos. Su autora, Ellen Glasgow (Richmond, Virginia, 1873-1945), era una desconocida para mí hasta ese momento. Pero la hermosísima portada, el aire sereno que transmitía el libro, fueron suficientes para comprarlo. Rara vez me equivoco en estos casos. Tampoco entonces. 

Glasgow es considerada una de las mejores novelistas americanas del siglo XX. Escribió novelas, relatos y su autobiografía. Desgraciadamente, pocos se han publicado en castellano. En 1942, tres años antes de morir, recibió el Premio Pulitzer. He soñado alguna vez, en esas fantasías que tienes cuando tu ánimo decae, en ganar este Premio. También en obtener un Oscar de Hollywood. Me veo a mí misma, elegantemente vestida, pisando la alfombra roja, del brazo de....Gerald Butler....Tanta fantasía termina por cansar cuando ves que el tiempo pasa y que no ganas nada. Ni el tal Butler aparece...

"La vida resguardada" transcurre, como toda la obra y la vida de Ellen Glasgow, en Virginia. Ella, que era de salud débil, apenas salió de allí. Ambientada en los años inmediatamente anteriores al estallido de la Primera Guerra Mundial, nos cuenta la historia de una niña Jenny Blair, que conduce la historia al tiempo que se va convirtiendo en una mujer, enamorada por más señas del marido de la mejor amiga de su madre. George Birdsong podía ser su padre por edad. Algo ocurre entre ellos y ese algo es vislumbrado por la esposa de George, que está muy enferma. 

Esta es una relación condenada por todos. La sociedad sureña nunca la entenderá y por eso la obra habla de la falta de comunicación entre hombres y mujeres. Habla también de prejuicios, convenciones sociales y soledades. De incomprensión y de deseos no satisfechos. De pasiones humanas, al fin y al cabo, que la autora disecciona como si hubiera vivido en primera persona todas ellas, aunque sabemos que no fue así y que su vida, tranquila, transcurrió en torno a los libros y a algunas buenas amistades. 

Fue la lectura, sin duda, lo que hizo de ella una mujer sensata, sensible y culta. Lo que la ayudó a desprenderse del corsé que le imponía la sociedad tradicional y acomodada en la que nació y se crió. Lo que le dio la valentía de describir, con ironía y elegancia, la decadencia de esa misma sociedad.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes