Ir al contenido principal

"La librería encantada" de Christopher Morley


"La librería encantada" es la segunda entrega de las aventuras de Roger y Helen. La primera aparece en el encantador "La librería ambulante". Ambos títulos son definitorios de su contenido pero, para disfrutar de ellos, hay que zambullirse de plano en sus pormenores. En el primero de ellos nos encontramos al librero Roger Mifflin que decide vender su librería con ruedas, su yegua y su perro a la inquieta Helen McGill, cansada de una vida rutinaria que pretende cambiar de un plumazo. Ahora, en este segundo tomo, algunas cosas han cambiado, aunque no el espíritu romántico y cotidiano con el que se mira a los libros y a la lectura. 

La Librería Encantada está en Brooklyn y ha terminado así el periplo viajero de ambos con sus libros a cuestas. Un sueño se ha cumplido, el sueño de tener, en ese espacio precisamente, en ese barrio multicolor y cosmopolita, un sitio donde los libros reinen. Y con ellos, la ilusión y la imaginación plenas. Esas recomendaciones atinadas que convierten la aventura de leer en un acto pleno de sentido y de trascendencia. Un libro para cada persona, un momento para cada libro, podría ser el resumen de esto que explico. 

Su autor es Christopher Morley (Haverford, Pensilvania, 1890-Nueva York, 1957). Morley es un individuo muy interesante. Se graduó en Historia Moderna en la Universidad de Oxford y de su estancia en el Reino Unido adquirió y reforzó su natural refinamiento y su sofisticación. En este sentido es muy Noel Cöward pero sus derroteros van por otro lado. Morley volvió a Nueva York en 1913 y allí se dedicó a trabajar en la editorial Doubleday. Fue durante años un prestigioso periodista, columnista y reportero, un todoterreno de la información en unos tiempos en los que la prensa estaba adquiriendo un prestigio inusual hasta entonces, al hilo de la labor desempeñada durante la primera guerra mundial. Forma parte de ese grupo de escritores-periodistas que dominaban tanto el oficio de informar como el arte de crear.

De su formación inglesa le quedó un amor evidente por la obra de Shakespeare y, como él mismo afirmaba, una admiración clara por A. Conan Doyle, combinando sin problemas ambos afectos. No obstante, su fuente más directa de inspiración estuvo, a la par que en su propia vida y experiencias, en las lecturas de Walt Whitman y de Mark Twain, el gran pícaro americano. Si no has leído a Twain te resultará complicado entender algunos registros de escritores norteamericanos. Por su parte, Morley se considera como un maestro de escritores tan diversos como Kinsley Amis o Tom Wolfe. De este último os diré que, después de un tiempo en el que empeñaba en escaparse de mi alcance, mientras yo perseguía afanosamente meterme dentro de su "Hoguera", a día de hoy se ha producido el milagro de que mi voluntarioso afán se vea compensado con la alegría de leerla y de disfrutarla. Oh, Dios, no os lo podéis imaginar...o quizá sí....

Su obra, la de Morley quiero decir, abarca ensayos, novelas, poesías, además de los cientos de artículos que escribió en su vida periodística. Es tanto un escritor de éxito como un escritor de culto, condiciones que no suelen darse unidas en la mayoría de los casos. Refinado, lúcido, inteligente, muy british, en las fotos que se conservan de él hay siempre un aire estudiado de dandy socarrón e irónico, con sus trajes a medida, el pelo cuidadosamente engominado hacia atrás, sus gafas metálicas y su permanente pipa que lo acompaña en todas las imágenes. Estos escritores son todos muy elegantes, cosa que no podría decirse exactamente de todo el gremio...¿no os parece?... 

Además de "Parnassus on Wheels" de 1917 publicada por Periférica en el año 2012 como "La librería ambulante", y de "The Haunted Bookshop" que es el título al que nos referimos en esta reseña, que se publicó originalmente en 1919, Morley publicó en 1918 un libro de ensayos "Shandygaff", así como las novelas "Thunder oh the left" de 1925, "The Trojan Horse" de 1937 y "Kitty Foyle" de 1939. Esta última fue llevada al cine, interpretando Ginger Rogers el papel principal y consiguiendo con él un Oscar de la Academia.  Además, es autor del libro de poemas "The Old Mandarin" de 1947. 

El humor refinado que distingue el estilo de Morley aparece en "La Librería Encantada" mientras describe a la fauna que pulula por el establecimiento, toda clase de personas que intentan vivir e incluso sobrevivir a secas, en momentos históricos tan convulsos y plagados de noticias tristes que vienen de Europa. Nueva York aparece reflejada como una ciudad abierta, plena de contrastes y acogedora de aquellos que quieren hallar un sitio donde compartir emociones. La tarta chocolate de Helen es, por otra parte, el gran elixir que los ampara. 

La librería encantada. Christopher Morley. Editorial Periférica. Mayo de 2016. Traducción de Juan Sebastián Cárdenas. 320 páginas. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes