Ir al contenido principal

"El mundo deslumbrante" de Siri Hustvedt

Siri Hustvedt es la mujer de Paul Auster. Y eso es una pesada carga literaria. Muchas personas, lectoras de Auster, se extraña de que exista Siri, de que escriba y de que lo haga tan bien. En cierto sentido son dos escritores extremadamente opuestos. Auster estructura su obra en torno a un mismo ritmo, una melodía repetida que cambia en los matices. Siri indaga por caminos inesperados, abriendo su escritura a posibilidades remotas.

Este no es un libro al uso, hay que decirlo. Una novela con estructura compleja en la que aparecen entrevistas, diarios, textos, que van ayudándonos a conocer a la protagonista, Harriet Burden, una mujer extraña. Era la esposa de un poderoso marchante de arte de Nueva York en los años ochenta, cuando ya la ciudad se había convertido en el centro mundial de las expresiones artísticas, desplazando así a la antigua Roma, o a París, por citar dos de las ciudades emblemáticas.

El machismo imperante en aquel momento (¿quieres decir que ya no existe?) relegó sus posibilidades artísticas y ello la hizo sufrir y vengarse: daba a conocer sus obras a través de tres jóvenes promesas masculinas (Anton Tish, Phineas Q. Eldridge y Rune). Identidades móviles, personajes, falsedades como sistema. Para contar esta historia Siri Hustvedt utiliza los diarios de Harriet, testimonios de personas que tuvieron contacto con ella, artículos de prensa, críticas acerca de las obras....De esa manera se aborda una cuestión crucial que subyace en el complicado mundo del arte. El propio papel de la mujer como creadora, como protagonista de su destino y de su elección profesional. Un papel que, a lo largo de la historia del arte, ha sido silenciado, sustituido, ninguneada y, en algunas ocasiones, anulado totalmente. Esta reivindicación, en forma de novela, de texto literario, tiene la cualidad de parecernos, por su mismo argumento, una fiction, una novela real, no con sentido histórico, sino ampliamente biográfico y ambiental. Nueva York, sus galerías de arte, sus museos, como telón de fondo, de la misma manera que aparece tantas y tantas veces en las novelas de los autores americanos. Un mecanismo de relojería encauza todas las piezas al objetivo final. Y el mecanismo funciona de una forma altamente eficaz porque nos hace vivir en primera persona el devenir personal y profesional de alguien cuyo talento fue, quizá, una rémora, como en tantas ocasiones la inteligencia y la originalidad suponen una losa sobre las mujeres que las poseen.

El mundo deslumbrante. Siri Hustvedt. Editorial Anagrama. Panorama de narrativas. Traducción de Cecilia Ceriani. Octubre de 2014. 

Anagrama ha publicado otras obras de esta escritora: Todo cuanto amé, Elegía para un americano, El verano sin hombres, La mujer temblorosa y Vivir, pensar, mirar. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes