Ir al contenido principal

Completamente tuya


Este libro que he retratado sobre mi cama, con esas rosas de Francia color melocotón, es la primera biografía que se escribió sobre Jane Austen. Fue en 1870, aproximadamente cincuenta años después de su muerte, que había tenido lugar en 1817. 

El autor de la biografía es su sobrino James Edward Austen-Leigh, hijo del hermano mayor de Jane y el objetivo que tuvo al escribirla no fue solamente dar certezas sobre ella, sino reivindicar su obra que, en esos años y durante todavía mucho tiempo, era considerada menor, novelitas para damas. A pesar de que su técnica narrativa tenía como base lo que todo buen novelista sabe que es la esencia de un texto (un entorno reducido, reconocible y cercano), Austen tuvo que soportar (y aún ocurre) el sello de superficialidad que las novelas en las que las emociones tienen un papel importante sufren. Sobre todo, si están escritas por mujeres y no tienen adulterios, suicidios ante trenes en marcha o trasfondo de capa y espada. Ya se sabe, los hombres leen ensayo y las mujeres novela. Y las mujeres nunca han decidido mucho en nada. 

James Edward Austen-Leigh, que se define a sí mismo como "el más joven del cortejo fúnebre" en el funeral de Jane Austen (enterrada en la catedral de Winchester aunque su epitafio no alude a su condición de escritora), escribe este texto cuando es un anciano, puesto que nació en 1798 y murió en 1874. Después de estudiar en Oxford siguió la senda de su padre y su abuelo: rector de una parroquia rural. Su padre y su abuelo lo fueron de Steventon, de tan grato recuerdo para la infancia de Jane y él de Bray, en Berkshire. Tras la primera publicación hubo otra un año después, en 1871, a la que el autor añadió una serie de apéndices de gran interés: un capítulo suprimido de "Persuasión", la novela corta "Lady Susan" y fragmentos de sus novelas inacabadas, "Los Watson" y "Sanditon"

El recorrido del libro sigue la cronología de la vida de la escritora y sus diferentes lugares de residencia. Resulta extremadamente interesante como esos lugares influyeron tanto en esa vida. Desde Stevenson, la rectoría donde pasó su infancia y primera juventud, hasta Bath, Southampton y la llegada final a Chawton hay toda una peripecia literaria y, desde luego, personal, que merece la pena conocer con detalle. En el libro se habla de cómo era Jane Austen, de su recorrido como escritora, de las opiniones que existían sobre ella y de su final. Suponemos que el autor incorporó no solamente sus propias vivencias, sino toda la parafernalia de conocimiento que poseía por lazos familiares y por su propio interés en el tema. La ayuda de sus dos hermanas, por ejemplo, reconocida por el autor y sus primas, las hijas del almirante Charles Austen. 

Podemos leer un párrafo en el libro que nos parece excepcional a la hora de entender el sentido del mismo: 

Su vida estuvo singularmente desprovista de incidentes: ninguna crisis importante, tan sólo algunos pequeños cambios interrumpieron su plácido curso. Incluso su fama puede decirse que fue póstuma: no se consolidó hasta después de su muerte. Su talento ni llamó la atención de otros escritores, ni la vinculó al mundo literario, ni en modo alguno traspasó la oscuridad de su retiro doméstico.

Hay tres adjetivos que dedica a su tía, desde el punto de vista del niño que la conoció: amable, comprensiva y divertida. George Austen, el padre de Jane, se había quedado huérfano siendo niño y fue gracias a la ayuda de un tía como logró tener una buena educación y recibir dos parroquias como rector: Deane y Steventon, muy cercanas la una de la otra. Se casó con Cassandra Leigh en 1764. Ella era hija, a su vez, de otro reverendo y pertenecía a la familia de los "Leigh de Warwickshire". Toda la familia de Jane Austen era, por tanto, de un alto nivel cultural y muy cercana a la iglesia. 

Resulta encantadora la forma en la que el autor de este libro retrata la vida de los Austen en Steventon, que se prolongó durante treinta años, hasta que una ocurrencia paterna decidió el traslado a Bath. Impagable el testimonio de esa manera de pasar los días que tanto influyó en el carácter de Jane y en su capacidad de observación de sentimientos y emociones humanas. 

"Recuerdos de Jane Austen" de James Edward Austen-Leigh
Traducción de Marta Salís
Editorial Alba (Col. Clásica)
Primera edición febrero de 2012


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes