Ir al contenido principal

Trilogía de Edna O´Brien

Este libro cierra la trilogía escrita por Edna O´Brien (Tuamgraney, Irlanda, 1932) y que tiene en "Las chicas de campo" y "La chica de ojos verdes", sus otras dos obras. 

He comentado aquí ya la fascinación que me produce la lectura de O´Brien. Su descubrimiento me hizo entenderme a mí misma y mi propio interés por escribir sobre las mujeres y lo cotidiano. Una visión demorada, tranquila, pero certera es la que ella realiza en estos libros, escritos, respectivamente, en 1960 y 1964. Pero su vigencia no se ha perdido con el paso del tiempo, antes al contrario, sirven de explicación, de elemento aclaratorio de esa forma de vida femenina que me importa y me preocupa. 

Kate y Baba son ahora dos mujeres casadas y viven en Londres. Se conocen desde siempre, desde muy niñas. Han compartido avatares de la vida, sentimientos, dificultades, carencias, luchas. Ahora ha pasado el tiempo. Kate ha sido madre. Su marido es el amor de su vida. El de Baba, un tipo que le puede interesar económicamente. Kate es ingenua y vital, Baba es escéptica e irónica. Pero, en los dos casos, sobreviene el desengaño ante la vida marital, que no colma, ni mínimamente, sus aspiraciones de felicidad. Quizá es que no existe o que no es el matrimonio el marco ideal para ello. Aquí podrían correr ríos de tinta y cada mujer contaría su propia opinión del asunto. Pero el trasfondo de desilusión cubre, como una suave gasa que se pegara al cuerpo y no fuera posible evitarla, los comentarios que describen la vida marital pasado el momento de la fascinación. ¿Podemos vivir sin pasión toda nuestra vida para asegurarnos envejecer en compañía? ¿Es preferible gozar del ardor de la sangre y arriesgarse al puñal helado de la soledad? He aquí la elección que, a veces, no es tal, porque la vida decide por ti. 

Las claves de la novela, además de ese desengaño, son también la maternidad, la desigualdad de la mujer y la amistad entre las dos chicas. La maternidad no es, para la autora, ese canto feliz a un tiempo nuevo, lleno de fiestas y de celebraciones. No. Por el contrario, se trata de una difícil aventura, en la que hay mucho miedo y muchas inseguridades. Miedo e inseguridad son las dos emociones claves de las madres. Nunca descansarás ya como antes. Nunca te olvidarás de que existe una persona que depende de ti. Amor, sí. Desasosiego, también.

El sexo y sus problemas. ¿Qué clase de gen desconocido nos impide disfrutar del sexo a modo? ¿Qué clase de pulsión cultural hace que necesitemos que nos amen para gozar con el contacto físico? De una forma mucho más clara que en sus libros anteriores, la autora transita por estos temas cruciales, nada sencillos, desde luego, muy profundos, en todo caso.

Y, por fin, la guinda de este pastel es la armoniosa, inseparable, dulce y tierna amistad entre dos muchachas que se apoyan la una a la otra mientras que la vida las zarandea. La amistad con mayúsculas, aquí representada por dos seres distintos, dispares casi, pero unidos por lazos indestructibles. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes