Ir al contenido principal

Los libros que vienen

Entre los augurios del nuevo año siempre aparecen noticias sobre las publicaciones que verán la luz, la mayoría de ellas, si no todas, obras de escritores reconocidos que, por eso mismo, anuncian sus novedades y se presentan como reclamos editoriales. He repasado ya algunas de esas listas y señalado los libros que me pueden interesar aunque, a tenor de lo que ha ocurrido con mis lecturas en 2014, bien podría ser que las cosas fueran por otros derroteros. 

Sí, porque en 2014 el libro que más me ha impresionado, el que me ha permitido descubrir a una excepcional escritora, ha llegado a mí por casualidad y debido a mi olfato lector, el que hace que, buscando entre las estanterías de una librería o entre un escaparate virtual, sea capaz de distinguir algo que me va a gustar. Esta escritora es Edna O´Brien y el libro se llama "Las chicas de campo", publicado por ErrataNaturae. Extraordinaria descripción de unos personajes, de una historia, que, en su cotidianeidad tiene la mayor grandeza. Estilo propio y un segundo libro con los mismos personajes que también me ha parecido grandioso. Se trata de "La chica de ojos verdes". 

En 2014 leí la tercera parte del Diario de Bridget Jones, de Helen Fieldin. Divertidísimo. Su título "Loca por él" hace justicia en parte al contenido, aunque debería llamarse "Loca por ellos". No digo más por si alguno de vosotros quiere leerlo. Está editado por Planeta. La película de rigor ya está hecha y en ella tendremos de nuevo a Renée Zelwegeer, antes de hacerse la multioperación que la ha convertido en otra persona, Colin Firth, Hugh Grant y Daniel Craig en un papel que no desvelo. 

Otros dos libros de Irène Némirovsky, una de mis autoras de culto, he leído en este pasado año. "Los bienes de este mundo" y "El malentendido", ambos editados por su editorial de siempre, Salamandra. En la línea de calidad y de expresividad de Irène, qué deciros. 

"Mary Barton" de Elizabeth Gaskell, en una preciosa edición de Alba; "Bassett" de Stella Gibbons, de la editorial Impedimenta, del que he hablado ya; "Los Políglotas" de William Gerhardie, de la misa editorial; así como una biografía magnífica de Dora Maar, que abrió el camino de la lectura en este año, han sido mis novedades literarias. Porque el caso es que, desde hace tiempo, releo casi más que leo. Así, he releído a Mafalda, a Ágatha Christie como hago de vez en cuando, a D. H. Lawrence, con su "Mujeres enamoradas", a Edith Wharton y "El Principito", maravilloso libro de cabecera, así como al no menos encantador "Platero y yo". Este resumen lo hago de memoria así que me faltarán cosas, seguro. 

Deciros que releo a Jane Austen no es acertado. Más bien la leo continuamente, que eso es otra cosa. Así ha sido y así será en 2015 porque ya he empezado con "Emma", en una edición de Cátedra que me parece extraordinariamente hecha. 

Haciendo honor al título de esta entrada os comento aquellos libros anunciados para el año que empieza y que creo me podrán interesar: "Tus pies toco en la sombra y otros poemas inéditos" de Pablo Neruda, que editará Seix Barral. Aprovecho esta referencia para deciros que he leído mucha poesía, aunque acabo de acordarme. También llegará libro nuevo de dos autores españoles que me interesan especialmente: De Gustavo Martín Garzo "Donde no estás", por Destino y de Martín Casariego "El juego sigue sin mí", por Siruela. Espero con expectación la publicación de la Obra Completa de Lorca en siete volúmenes que sacará DeBolsillo. 

En cuanto a literatura extranjera (a Neruda lo considero de la casa), tendremos un nuevo Benjamín Black (vaya, ahora veo que también me he dejado atrás en la lista anterior mi lectura de su rubia de ojos negros) "Órdenes sagradas" de Alfaguara. Siruela publicará de Craig Johnson "Los mocasines de otro hombre". Random House "Perfidia" de James Ellroy y Anagrama, el que, de entrada, me interesa más, por ser quién es la autora, Amélie Nothomb "La nostalgia feliz"

Que lo leamos bien....

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes