Ir al contenido principal

¿Amigas?

En la película “Carta a tres esposas“, tres amigas sufren lo indecible ante el anuncio de que uno de sus maridos se ha marchado con otra amiga, con la cuarta amiga de la historia, que no aparece nunca en escena pero que las tiene a todas de los nervios. En “Eva al desnudo“ la íntima amiga y protegida de Eva termina por dejarla en la estacada, por usurparle su sitio, aunque, claro está, la justicia divina no permitirá que se vaya de rositas y, al final de la película, ya está haciendo su aparición esa otra amiga que le hará la misma jugada a ella. El tema de las amigas que no lo son tanto, que, en realidad, sienten envidia o resentimiento contra la que definen como su amiga del alma, no es nuevo, existe en el cine, en la literatura y en la realidad. 
Ahora que hablamos en confianza podía contaros algunos ejemplos vividos en primera persona. Por desgracia, soy experta en “amigas“ de esta clase. Quizá por eso siempre he preferido tener amigos, con los que la cosa fluye mucho mejor y no hay tantas zarandajas ni zancadillas. Una de esas amigas, cuyo nombre empieza por M. era un auténtico peligro. Tergiversaba las conversaciones, inventaba opiniones que no existían, contaba chismes que hacían daño a todos, te enemistaba con la gente, nunca tenía ninguna opinión buena sobre ti, sino todo lo contrario. Un auténtico problema. El caso se arregló cuando tuve que cambiar de centro de estudios para seguir estudiando. Procuré ir por mi lado y me fue mejor a partir de entonces sin tener nada que ver con ella. 
Tuve también otro caso singular con respecto a esto que hablamos. Una amiga que quería ser única. Si coincidía en que tenía igual que tú unas medias o un vestido o un bolso, hacía todo lo posible por destrozarlo y así no tener que usar nada similar. Ni que decir tiene que se llevó unas cuántas broncas de su madre. En este caso, la vida nos separó sin más. No la eché de menos. 
Hubo una amiga que era todo lo contrario. A pesar de que tenía de todo y mucho más caro que lo mío siempre se encaprichaba de las cosas que a mí me gustaban y que poseía. Fuera lo que fuera ella tenía que imitarlo, de manera que entraba en una carrera peligrosa por ser igual en todos los aspectos, como si las personas pudieran replicarse. 
En otro caso, existió quien andaba a la búsqueda de pareja y mira por dónde tu chico era el ideal para ella. También, y este es un caso que se suele repetir, quien conoce a tus amigos y se apunta a tus planes pero guarda celosamente sus propias amistades y sus propios planes, pues no quiere pensar que los conozcas o que alternes con ellos. 
En fin, mi madre me decía con total acierto e inteligencia que las amigas tenían que ser guapas y listas, que las mediocres y feas te daban o bien la entrada o bien la salida. No le he hecho siempre caso y así ha resultado la cosa. 
Eso no quiere decir que no haya algunas amigas amables, cariñosas, desprendidas, generosas, claro que sí, las hay...pero también existe lo otro, así que no dejéis de mirar a vuestro alrededor, pueden arruinaros la vida con total tranquilidad. 
Por todo esto y por mil cosas más, sigo prefiriendo a los chicos. Qué se le va a hacer. No recuerdo a ningún amigo que me la haya jugado.


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes