Ir al contenido principal

Sofía

“Dos mujeres“ La película que a mi madre la acercó a la Loren definitivamente. La que le proporcionó a Sofía un Óscar de la Academia, un BAFTA y el premio de interpretación femenina de Cannes, entre otros honores. En “Dos mujeres“ la vena dramática de Sophia Loren saltaba a la pantalla con toda su fuerza, de una forma directa que llegaba al corazón de aquellas mujeres, contemporáneas suyas, que sabían bien lo que era sufrir, lo que era tener necesidad, lo que era sobrevivir. El éxito de “Dos mujeres“ catapultó a la Loren más allá de esa lista de guapas oficiales italianas, en la que estaban también Lucía Bosé o Gina Lollobrigida. Nada que ver. Sophia Loren saltó por encima de todas y se encumbró allá donde antes que ella ninguna otra italiana había llegado. Opuesta a la tormentosa imagen de Anna Magnani, pero cultivando también un prototipo de mujer fuerte, apasionada y llena de matices, su carrera cinematográfica ha estado a la altura del mito. La hija de Romilda Villani, su famosa madre, de quien la mía y todas las amigas de la calle estaban al tanto de sucedidos y desplantes, nacida en Roma e hija de un padre que se fue a por tabaco y no volvió, representó en esa película el papel de su vida. Vittorio De Sica la dirigió con la mirada atenta de Carlo Ponti, el productor y esposo de por vida de la actriz. El guión, de Cesare Zavattini, estuvo a la altura del original y aún más, la novela de Alberto Moravia de título original “La ciociara“. Y sus oponentes fueron dos mitos del cine, con desigual suerte y talento desigual. Raf Vallone y Jean Paul Belmondo. 
Junto a “Dos mujeres“ el talento de Sophia Loren brilla en otras películas. Rodó un gran número de ellas y sus acompañantes fueron siempre estrellas de primera magnitud junto a las que su propio brillo no se oscureció jamás. De esas películas mi preferida es “El Cid“ en la que encarnó, desde luego, a una Ximena pasional que recibía la réplica del mejor Charlton Heston, mucho antes de que este se enredara en rifles y asociaciones varias. También en “La condesa de Hong Kong“ tuvo un partenaire adorable, nada menos que Marlon Brando, que aparece junto a ella en muchas fotografías del rodaje con aire distendido y relajado, tan distinto a su atormentado silencio, a su búsqueda de algo que no parecía encontrar, como si el ser un actor del Método hubiera configurado no solamente su cine, sino también su vida. Las dos películas que Sophia Loren realizó junto a Marcello Mastroianni, el otro gran italiano del momento, son memorables por la química que ambos desprendían, a pesar de que al italiano le iban más las rubias francesas y lánguidas, como ya sabemos. “Matrimonio a la italiana“, también dirigida por De Sica y “Una jornada particular“ de Ettore Scola, afianzaron la carrera de la estrella y lo mismo ocurrió cuando rodó la preciosista “Los girasoles“.
A mi madre y a sus amigas les gustaba, les gusta, Sophia Loren porque representaba lo contrario de las mujeres objeto que el cine ofrecía en muchas de las producciones de entonces. Porque se identificaban con ella, surgida desde la nada y habiendo logrado convertirse en lo que a ellas les hubiera gustado ser, en una mujer dueña de su destino, en una campesina trocada en condesa. Su belleza era distinta, potente, pero cotidiana y podía aparecer fea en una película, despeinada, sin que pasara nada. La mirada de sus ojos verdes y violetas era inconfundible y su boca despertaba la envidia de todas, que usaban un lápiz de labios y un perfilador al modo en que lo hacía la Loren. Ella no necesitaba bótox, sino que sus labios eran así al natural, frutales y excesivos. Llamaba la atención también su forma de andar, insinuante y, a la vez, ingenua, como si no fuera consciente de las pasiones que levantaba a su paso. En su vida privada todo eso era inexistente y nadie se explicaba cómo se casó y se mantuvo fiel a un hombre tan insignificante físicamente como Carlo Ponti, mucho mayor que ella y sin ningún atractivo, al menos aparente. Si usáramos el psicoanálisis quizá podríamos encontrar en ese gesto la búsqueda del padre inexistente, quién sabe.
Hoy Sophia cumple ochenta años y dice que tiene muchas cosas que hacer y mucho en qué pensar. Esa es, ahora, la buena noticia. Porque en el camino se han quedado muchas cosas y tanta gente que es imposible no reconocer que, a pesar de todo, es una mujer afortunada. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes