Ir al contenido principal

Paseo entre libros en una mañana de verano


Una de las cosas que más me satisfacen es ir "de librerías". Pasear por esas calles comerciales en las que hay dos o tres establecimientos en los que sabes que vas a encontrar los libros con que has estado soñando desde hace días, algunos de los cuales te han interesado por su título, por sus autores, por la historia que cuentan o por una especia de intuición inexplicable.

Así que esta mañana he tenido ocasión de recorrer la calle Asunción y, dentro de ella, visitar la librería Beta, que es un sitio encantador en el que hay tantos libros nuevos como de toda la vida. Mi hijo y yo nos hemos separado al entrar allí. Él, en esta ocasión, no se ha decantado por libros de filosofía, economía, historia o clásicos griegos y romanos. En esta ocasión ha ido a buscar obras de un autor que le gusta muchísimo y que a mí también me gusta: Dashiell Hammet. Dos libros de Dash se ha comprado y ha estado a punto de comprar un tercero, pero le advertí entonces que no lo hiciera, porque ya estaba en casa. Sí he aprovechado para recomendarle que vea la película que se hizo de este último "El halcón maltés" y le he hablado de Lillian Hellman, la compañera de Hammet, así como de sus obras, de sus guiones y también de la "caza de brujas", aunque tengo que reconocer que de historia sabe ya más que yo, al menos sus conocimientos están más frescos y todo lo que tiene que ver con Estados Unidos lo domina a la perfección. También le he comentado que, en casa, tenemos una biografía de Dashiell Hammet que compré hace años y que le interesará para conocer un poco la intrahistoria de aquellos personajes.

Por mi parte he disfrutado al encontrarme con libros que venía barruntando hacía tiempo. He comprado "La solterona", de Edith Wharton, publicada por Impedimenta. También, de esta misma editorial, "Inocencia" de Penélope Fitzgerald, de la que he leído otros libros y que me gusta mucho. Asimismo, he comprado un libro de Maggie O`Farrell, que es una autora contemporánea que me resultó atrayendo cuando leí su anterior libro, "La extraña desaparición de Esme Lennox", algo impresionante. El de ahora se titula "Instrucciones para una ola de calor" y, como el anterior, lo publica Salamandra.

He pasado un rato estupendo, dando vueltas por la librería, comprando libros y comentando los libros que ambos hemos adquirido con mi hijo. Una de las cosas que más felicidad me producen es ver cómo él va llegando a leer las cosas que yo he leído, incluso que se crea su propia biblioteca, con su personal gusto y forma de ver el mundo. Esto es crecer y madurar. Algo en lo que sus padres hemos tenido algo que ver, espero. 


Y una apostilla: he leído "La solterona" entre ayer y hoy. Es una nouvelle maravillosa. Me ha gustado muchísimo. Te la recomiendo.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes