Ir al contenido principal

La ciudad dormida

Esta entrada va dedicada a mi amiga Carmen Cuesta

El profesor Fesquet y su esposa Marie acaban de llegar a Sevilla. Ellos vienen de Nimes, en el sur de Francia y, como muchísimos nimeños, son grandes aficionados a España, a los toros y al flamenco. También son cultos, grandes lectores de nuestro siglo de Oro, cinéfilos y amantes del Arte. Hacía muchos años que no venían a Sevilla, en concreto, desde el año de la Expo, 1992, por lo que su llegada estos días ha sido, para mí, un termómetro sobre el estado de la ciudad vista por ojos foráneos y objetivos, lejos de las disputas recurrentes entre las distintas visiones que son el pan nuestro de cada día.
Después de recorrer la ciudad palmo a palmo, barrio a barrio, de norte a sur y de este a oeste, el profesor Fesquet y su esposa Marie han concluido que Sevilla está dormida. Como conocedores de los cuentos infantiles que a todos los niños nos han acunado desde antiguo, para ellos la ciudad semeja una Bella Durmiente que, por un extraño maleficio, se ha quedado traspuesta, en estado de ensoñación, a la espera del beso que la despierte, que la levante y la devuelva a la vida.

En su recorrido, Bernard y Marie Fesquet han estado en Triana. Triana les gusta muchísimo. Dicen que aquí se sienten como en casa. Algunos lugares del barrio les recuerdan su anterior visita, pero otros… Dice Marie que ha visto a Triana un poco “destartalada” y que ha percibido un extraño desorden que no sabe a qué atribuir. Marie y Bernard son grandes amantes de la naturaleza y viven en una casa en el campo, del siglo XVI, desde la que van todos los días a la ciudad para ejercer su trabajo. De forma que son gente andarina y bicicletera. Pero afirman que, en Triana, están confundidos y, también, un poco tristes, porque el barrio está bastante sucio, muy abigarrado en algunas zonas y no ven que haya progresado desde que lo vieron por última vez en 1992.
¿Nos tomamos a mal la crítica de los Fesquet? ¿O empezamos a pensar que, desde fuera, la cosa se ve aún peor que desde dentro? Un lugar luminoso, abierto, limpio, con servicios modernos y en el que se halle, para quien quiera verlo, el claro reflejo de su pasado histórico, eso es lo que a ellos, Marie y Bernard, les gustaría que fuera Triana.

(Escrito por mí y publicado en el Blog "Triana en la red")

Comentarios

IES Juan de Herrera ha dicho que…
Leo ahora tu entrada, Catalina: muchas gracias por la dedicatoria. Me gusta el mensaje de tu entrada: "lugares luminosos, abiertos, limpios..." Eso espero que sea para ti tu nuevo destino.
Un abrazo
Carmen
Caty León ha dicho que…
Querida Carmencita, cuánto me alegra saber de ti. Escríbeme y nos contamos.
Sex Shop ha dicho que…
Muy buenoooo!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Caty León ha dicho que…
Gracias por comentar esta entrada. Vuelve por aquí, amigo o amiga Sex Shop.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes