Ir al contenido principal

Paseo por la Feria del Libro de Madrid


Madrid es una ciudad maravillosa. Cuando yo estudiaba Historia del Arte en la Facultad la recorría con el interés de quien siempre encuentra un sitio donde mirar. La gente de Madrid sabe que los que llegamos de fuera lo hacemos como quien vuelve a casa. Mi familia de Madrid estuvo siempre más cerca que otros que vivían en mi misma ciudad. Madrid tiene tantas cosas que uno nunca se aburre.

Estos días la Feria del Libro viene a ocupar un espacio cultural muy importante. Ya he comentado alguna vez que soy una amante reiterada de las Ferias del Libro, sean las que sean. Esta de Madrid es bastante especial: enorme, casi trescientas casetas; en un entorno privilegiado y con lo mejor de la literatura presente. Cada visitante de la Feria del Libro de Madrid enhebra un itinerario de afectos en torno a libros, editoriales o actos culturales. Es un itinerario personal, como lo es el gusto por la lectura o la composición de nuestra propia biblioteca. Por eso, no pueden hacerse recomendaciones, sino, más bien, mostrar qué es lo que hay allí y que nos ha llamado la atención.


La Feria se dedica este año a la literatura italiana, de la que me confieso bastante profana, aunque distintas editoriales han hecho un gran esfuerzo en reediciones y presentaciones de libros que justifican esta dedicación. Al recorrer los puestos de la Feria, como si uno recorriera un parque de atracciones en el que hay emoción, ilusión, talento, alegría, palabras en suma, podemos tener afortunados reencuentros, como, por ejemplo, "La civilización del espectáculo" de Mario Vargas Llosa, que hemos recomendado en este blog hace algunos días o "El enredo de la bolsa y la vida", de Eduardo Mendoza, que se ha convertido en uno de los libros más vendidos en todas las listas de ventas que se suelen publicar. También hallamos algunas cosas nuevas y llamativas, como la reedición por parte de Alfaguara de un libro de mi admirada Joyce Carol Oates basado en la vida de Marilyn Monroe (una actriz que me gusta tanto, sobre todo en "Niágara"). "Blonde" se llama el libro del que os hablo.


Mi interés sobre las crónicas históricas me lleva a apreciar "Diario de Rusia", con textos de John Steinbeck y fotos de Robert Capa, escrito tres años después del final de la Segunda Guerra Mundial por encargo del New York Herald Tribune para recoger la reconstrucción de la URSS después de la citada guerra.  El último Premio Iberoamericano de Narrativa Planeta-Casamérica, publicado por Planeta, es el libro de Jorge Volpi "La tejedora de sombras", revive una historia del año 1925 cuando a la consulta de Gustav Jung llega una paciente con problemas bastante inquietantes. Un acercamiento al psicoanálisis en forma de thriller. Curioso.


Imposible no fijarse en libros que han tenido gran aceptación, aunque no la del gran público, sino la de los lectores empedernidos, como "Un buen detective no se casa jamás" de Marta Sanz (Anagrama), "La hija del Este" de Clara Usón (Seix-Barral) o la nueva edición del clásico de Edward Gibbon "Decadencia y caída del Imperio Romano", de Atalanta, gran acontecimiento que hay que destacar.

Quizá también te interese saber que el último libro publicado por César Antonio Molina, en la editorial Destino, es "Donde la eternidad envejece", quinto tomo de sus memorias de ficción en el que recoge su devenir por diversas ciudades del mundo. Y, por supuesto, también están los libros de Kate Morton (el último "Las horas distantes", también muy vendido como los anteriores), o el "Aire de Dylan" de Enrique-Vila Matas, que ya recomendamos aquí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes