Ir al contenido principal

Pirandello

(Novedades en Funambulista)

La excluida

Traducción y postfacio de Gian Luca Luisi

Una habitación tétrica de paredes bajas y amarillentas donde tres personajes sombríos sentados a la mesa esperan a Rocco Pentàgora, que vuelve a casa después de la traición de su mujer: allí es donde el lector se encuentra inmerso al inicio de esta novela. Muy pronto se descubre que no ha habido ningún adulterio y que todo viene de unas cartas que su mujer, Marta, recibía de un admirador filósofo y a las que ella contestaba sólo para sentirse viva y escapar así de la rutina y del tedio. A partir de esto empieza un calvario para Marta (y para su familia), que primero la conducirá a hundirse, y luego a salir de la exclusión social para, como dice Gian Luca Luisi en su postfacio, «vivir de otra forma, y tratar de encontrar para ella otro papel que no es el que le había sido asignado en un principio».
Primera de las siete novelas que escribió Luigi Pirandello, Premio Nobel de Literatura en 1934, La excluida, considerada por muchos como una novela protofeminista, es una tragicomedia (en algunos momentos esperpéntica) y, sobre todo, un espejo de una sociedad cuyas contradicciones se reflejan en la vida de la protagonista y sus pensamientos, que llevarán al lector a reflexionar a fondo sobre la fragilidad del ser humano.

«Se había sentido revuelta por dentro, y la rabia reprimida se había endurecido en ella en forma de desprecio frío, creando aquella máscara de indiferencia irritante ante la aflicción de la madre y de la hermana que, en lugar de condenar al padre por su ciega y testaruda injusticia, se mostraban consternadas por él, por el mal que le ocasionaría todo esto a su salud, como si ella tuviera alguna culpa…

Luigi Pirandello, al que le gustaba definirse (sin ninguna alegoría), hijo del Caos, nació en 1867 en la localidad de Càvusu, Sicilia, que por aquel entonces, y a causa de una deformación dialectal según cuenta el mismo Pirandello, se llamaba Caos. De familia burguesa y anti-borbónica, sufrió durante su infancia la falta de comunicación con los padres, hecho que se reflejó de manera evidente en sus escritos. Estudió en Roma y finalmente se graduó en Filología Románica en Bonn con una tesis en alemán sobre el habla de los habitantes de Agrigento. A su vuelta a Italia entró en contacto con los círculos literarios romanos donde conoció a Luigi Capuana, ya afamado escritor, que lo incitó a la escritura. En 1893 compuso su primera novela, La excluida, que tardó ocho años en publicarse. La quiebra financiera de la empresa familiar y la enfermedad mental de su mujer afectaron muchísimo la vida del escritor que, sin embargo, gracias al éxito internacional que tuvo su novela El difunto Mattia Pascal (1904), pudo recuperarse y dedicarse exclusivamente a la literatura. Forjó una filosofía única e innovadora que describió en su ensayo El humorismo y fue autor de un gran número de importantes obras teatrales, como la célebre Seis personajes en busca de autor, de cuentos o de novelas como Uno, ninguno y cien mil, que lo llevaron a la consagración con el Nobel de literatura en 1934. Dos años más tarde enfermó de pulmonía durante el rodaje de una película basada en su Mattia Pascal, y falleció unos días después.
Lee un fragmento

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes