Ir al contenido principal

1812

LA EDUCACIÓN EN LA CONSTITUCIÓN DE 1812

"Sin educación, es en vano esperar la mejora de las costumbres: y sin éstas son inútiles las mejores leyes, pudiéndose quizás asegurar que las instituciones más libres, aquéllas que más ensanche conceden a los derechos de los ciudadanos, y dan más influjo a la Nación en los negocios públicos, son hasta peligrosas y nocivas, cuando falta en ella razón práctica, por decirlo así, aquella voluntad ilustrada, don exclusivo de los pueblos libres, y fruto también exclusivo de una recta educación nacional. Con justicia, pues, nuestra Constitución política, obra acabada de la sabiduría, miró la enseñanza de la juventud como el sostén y apoyo de las nueva Instituciones; y al dedicar uno de sus postreros títulos al importante objeto de la Instrucción pública, nos denotó bastantemente que ésta debía ser el coronamiento de tan majestuoso edificio."

(Dictamen sobre el proyecto de Decreto de arreglo general de la enseñanza pública, de 7 de marzo de 1814).

En la Constitución de 1812 se dedicó un capítulo exclusivo a la educación, dando lugar a la legislación referida a la instrucción pública para todos. Esto constituye un enorme avance que no puede pasarse por alto en esta conmemoración.

Los actos del Bicentenario han sacado a la luz este período de la historia de España en el que Cádiz y La Isla de León jugaron un papel tan decisivo, constituyéndose en el reducto de la libertad, una libertad que no afectaba únicamente a España en sus territorios actuales, sino a aquellos que estaban allende los mares y cuya representación formó parte del núcleo de diputados que llevaron a cabo los trabajos preparatorios y la redacción de la Constitución de 1812.

Además de lo referente a la Constitución, hemos de decir que Cádiz es un tema literario por excelencia, contándose por cientos los libros dedicados a la ciudad, su entorno, sus gentes, su música, su cultura y arte, su habla, su gastronomía y muchísimos otros aspectos. En esta bibliografía tiene sitio preferente todo lo referido a la historia de Cádiz, así como a su papel central en la conurbación que forma como centro de la pentápolis gaditana y la bahía de su nombre.

En nuestro blog de biblioteca queremos hoy facilitar el trabajo del profesorado que dedique tiempo a esta efemérides con sus alumnos, señalando algunos sitios web y algunos libros que son de referencia y cuyo conocimiento y comentario ayudará a esta tarea didáctica sobre el tema:

SITIOS WEB:
La mujer en el Cádiz de 1812
La Constitución Española de 1812. Biblioteca Cervantes Virtual.
Fundación Centro de Estudios Constitucionales de 1812 
Cádiz ciudad constitucional
Las Cortes de Cádiz y la Constitución de 1812
Los lugares del Doce
Portal del Consorcio del Bicentenario
Material didáctico para trabajar con alumnos

LIBROS:

"Cádiz" de Benito Pérez Galdós (Forma parte de los Episodios Nacionales)
"La verdadera historia del asedio napoleónico de Cádiz. 1810-1812" Manuel Moreno Alonso. Editado por Sílex.
"El asedio" de Arturo Pérez-Reverte, editado por Alfaguara. Recreación novelística.
"Invasión y guerra en la provincia de Cádiz", de Alberto Ramos Santana. Editado por la Diputación Provincial de Cádiz.
"La Constitución de Cádiz y su huella en América" Varios autores. Universidad de Cádiz
"El flamenco en Cádiz" de Catalina León Benítez. Editorial Almuzara.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes