Ir al contenido principal

Renace Chaves Nogales

La obra del periodista y escritor  Manuel Chaves Nogales, desconocida por el gran público y falta de ediciones críticas serias, parece salir a la luz gracias al trabajo, sobre todo, de Maribel Cintas, vecina de Tomares y catedrática de Lengua y Literatura. En el suplemento cultural de El País, Babelia, aparecía recientemente una entrevista con Pilar Chaves, hija de Chaves Nogales, que reproducimos:

Pilar Chaves, única hija viva del periodista y escritor Manuel Chaves Nogales (Sevilla, 1897-Londres, 1944), cuya obra está siendo rescatada por varias editoriales, ha dicho a Efe, a sus 91 años: "Me entusiasma todo lo que salga de mi padre, porque ha estado muchos años en la oscuridad".
En la misma semana que han llegado a las librerías 'La defensa de Madrid' y 'Crónicas de la Guerra Civil', con reportajes y artículos sobre la contienda que han sido hallados en hemerotecas mexicanas por la biógrafa de Chaves Nogales, Isabel Cintas, su hija Pilar ha confesado que incluso la familia del periodista no ha sabido de la existencia de esos textos durante todos estos años.
Pilar Chaves vive en el entorno de Marbella (Málaga) desde que hace treinta años se jubiló su marido, un ingeniero informático inglés con quien tuvo dos hijos, también informáticos y que viven en Inglaterra y, a sus 91 años, en primavera y en verano, sigue practicando la natación casi a diario.
Con el reciente rescate de otras obras de su padre, como 'La agonía de Francia', 'Lo que ha quedado del imperio de los zares' o 'El maestro Juan Martínez, que estaba allí', Pilar ha asegurado que le "ilusiona ver cosas que sabía, y otras que voy recordando".
Una de las obras preferidas de las de su padre es, junto con la biografía de Belmonte, 'La agonía de Francia' porque explica cómo el periodista logró salir de Francia dos días antes de que los alemanes entraran en París, y la familia nunca supo cómo pudo aguantar hasta última hora y salir con bien.
Pilar recuerda a su padre como "un hombre guapo, joven y cariñoso, muy activo, amante de la familia, con sentido del humor; pero murió a los 47 años...¡Si hubiera vivido diez años más y hubiera visto el final de la guerra!".
"El tiempo que estuve más cerca de él fue cuando estuvimos en el exilio, en Francia; era periodista y trabajaba mucho de noche ,y de día estábamos en el colegio; además, con nueve años me mandó a un internado en Inglaterra, y todavía me pregunto cómo mi padre logró que mi madre accediera a mandarme a Londres", ha comentado con humor.
Después estalló la Guerra Civil, la familia marchó a París y, al ser invadida Francia, Chaves Nogales saltó a Inglaterra y su esposa, Ana Pérez Ruiz, embarazada y con sus hijos Pilar, Josefina y Pablo, regresó a España, de modo que dio a luz a su cuarta hija, Juncal, en Irún, en el viaje de regreso para establecerse en casa de unos familiares en El Ronquillo (Sevilla).
Pilar ha recordado cómo su padre ya no vio nunca a su cuarta hija, Juncal, que tenía 4 años cuando su padre falleció en Londres en 1944: "Aquellos cuatro años vivimos separados de mi padre, con quien era muy difícil incluso comunicarse porque la censura era muy severa, y mi madre fue advertida por las autoridades cuando llegamos al pueblo".
Tras la Guerra Mundial, marcharon a Inglaterra, donde Pilar ha vivido 50 años, donde se casó en 1954 y trabajó en la Embajada de México y en la BBC entre 1951 y 1952 leyendo informativos para Latinoamérica y España: "He buscado en la BBC discos o grabaciones de mi padre, pero no he encontrado nada".
"Después de dedicar unos años a mis hijos, estudié Sociología en la Universidad de Londres y, aunque nunca trabajé en ello, me ha abierto muchos horizontes", ha señalado Pilar Chaves, para comentar con humor: "Soy muy inglesa, como mi padre, que era muy anglófilo y eso se nota en sus escritos, pero me encuentro muy española; tengo doble personalidad".
La hija de Manuel Chaves Nogales, al igual que cree su biógrafa, la profesora de la Universidad de Sevilla Isabel Cintas, está segura de que debe de haber más crónicas y artículos de su padre olvidados en hemerotecas de varios países de Latinoamérica, ya que desde Londres mantuvo una gran actividad periodística los últimos cuatro años de su vida.

(Texto de Sanz Villanueva para Babelia)

En estos momentos, ya puedes encontrar en nuestra biblioteca la biografía de Chaves Nogales escrita por María Isabel Cintas. En próximos días llegarán sus últimos libros. Está previsto celebrar un seminario sobre Chaves Nogales, en los días previos a nuestra Feria del Libro, para profundizar en el conocimiento de este autor. Por cierto, en la Comunidad de Madrid, en concreto, en Alcorcón, hay un colegio de Infantil y Primaria que se llama Chaves Nogales, en memoria de este escritor. ¿Hay alguno en la provincia de Sevilla o en Andalucía? Creo que no. Cosas del olvido que esta tierra hace a sus hijos...

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes