Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2011

Andaluces: Picasso y Muñoz Molina

Antonio Muñoz Molina (Úbeda, 1956) da su visión, en Babelia (sábado 26 de febrero) acerca de la exposición sobre las guitarras de Picasso (Málaga, 1881), que está ahora mismo en el MOMA de Nueva York, haciéndonos pensar en el arte moderno como algo menos frívolo y más esencial de lo que a veces se cree: En París, en el otoño de 1912, Pablo Picasso hizo una guitarra. No la dibujó, no la talló en madera o la modeló en cera o en barro, no hizo ni un cuadro ni una escultura ni un boceto. Hizo una guitarra, completa, aunque también inútil, una guitarra con sus cuerdas, su mástil, su caja de resonancia con un agujero en el centro, sus clavijas, un objeto tridimensional que a continuación colgó de un clavo en una pared, y le pegó debajo un trozo de cartón doblado como si fuera un soporte, o el filo de una mesa de café. La guitarra la hizo con lo primero que encontró a mano en el gran desorden del taller, que según testimonios contemporáneos tenía mucho de chamarilería o de almacén de trap

Andaluces: Antonio Machado y Romero de Torres

CANTARES Todo pasa y todo queda pero lo nuestro es pasar pasar haciendo caminos caminos sobre la mar. Nunca perseguí la gloria ni dejar en la memoria de los hombres mi canción amo los mundos sutiles ingrávidos y gentiles como pompas de jabón. Me gusta verlos pintarse de sol y grana, volar hasta el cielo azul, temblar súbitamente y quebrarse.  

30 años del 23-F

Democracia  Un hombre solo, sentado en su escaño, con la mirada firme y la espalda erguida. Esta imagen es la seña más clara del triunfo de la libertad contra la barbarie, de la victoria de la democracia frente a las dictaduras. Ese hombre era Adolfo Suárez González y hoy no recuerda que fue Presidente del Gobierno.

Andaluces: Federico García Lorca y Manuel Ángeles Ortiz

La obra poética de Federico García Lorca y la pintura de Manuel Ángeles Ortiz abren la Semana de Andalucía en este blog. Sobran las palabras ante el arte de estos andaluces, a los que seguirán otros durante estos días en los que realizamos actividades para no olvidar de dónde somos y de dónde venimos. A MARGARITA (XIRGU) Si me voy, te quiero más. Si me quedo igual te quiero. Tu corazón es mi casa y mi corazón tu huerto. Yo tengo cuatro palomas, cuatro palomitas tengo. Mi corazón es tu casa ¡y tu corazón mi huerto! 

Un invierno propio

Baeza, agosto de 1987. Patio del Instituto en el que enseñó Antonio Machado. Mediodía caluroso. Antes de marcharnos al almuerzo, los alumnos y profesores del curso de verano de poesía, se mezclan en alegre camaradería, cada uno siguiendo sus preferencias y sus gustos. En una esquina del patio tres personas posan para una fotografía. El improvisado fotógrafo es Pepe, un aficionado a la poesía que viene de Peñíscola. Pepe no ha estudiado nada, pero se da una vuelta todos los años por los cursos de verano para aprender cosas y conocer gente. Dos de las tres personas son alumnas de los cursos, Paqui Rodríguez Chamizo es una de ellas, profesora de Geografía e Historia, ahora destinada en Carmona; la otra alumna soy yo misma. La tercera persona es Luis García Montero, que participa como profesor en este curso de poesía mística. La fotografía sale movida: la cámara es muy mala y hay mucha luz. Pero ahí estamos los tres, a pesar del paso del tiempo, Paqui, Luis y yo. Hace ya 24 años. En aquel

La cosa más sencilla

Federico García Lorca fue a inaugurar la Biblioteca de su pueblo natal, Fuentevaqueros. Era el mes de septiembre de 1931. En su discurso, que me recuerda mi amiga Carmen Cuesta, bibliotecaria del IES Juan de Herrera de San Lorenzo del Escorial (Madrid), va Lorca y dice: Medio pan y un libro "Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. ‘Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre’, piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión. Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado

Dickens, naturalmente

La Editorial Alba Clásica nos presenta esta reedición de un clásico de Dickens, uno de sus mayores logros literarios, con una traducción de Miguel Temprano García. Os traigo la reseña que la propia editorial hace de la obra, que ofrece a nuestros ojos el universo dickensiano a través de personajes y ambientes difíciles de olvidar una vez que nos adentramos en su lectura: La señora Lirriper Al morir su marido cubierto de deudas, la señora Lirriper abre una pensión en el 81 de la calle Norfolk, en Londres, para pagar a sus acreedores e iniciar una nueva vida. «Si las paredes de esta pensión pudiesen hablar […] tendrían tantas cosas que contar…» Una extensa galería de personajes genuinamente dickensianos desfila por estas páginas, desde el doctor Goliath, «enciclopedia animada del conocimiento universal», hasta el doctor Bernard, que ayuda a los tristes y hastiados a quitarse la vida en unas lujosas cenas que anticipan El club de los suicidas de R. L. Stevenson. Historias cómicas, sent

Tantos años...

Hay domingos por la mañana en que toda la nostalgia se acumula. Este pasado domingo, húmedo y un poco frío, he dedicado algunas horas a ordenar, arreglar, organizar, libros y papeles. En uno de los extremos de una habitación está una pequeña estantería blanca, vieja y llena de pegatinas de los pokémon. He decidido cambiarla por una nueva, azul, sin pegatinas y más grande. La estantería contiene los tebeos de Mortadelo y Filemón que mi hijo colecciona desde siempre, sus libros más queridos. Cuando ve que estoy cambiándolos de sitio y le cuento que vamos a tirar esa vieja estantería, pronuncia la frase inacabada que da título a esta Entrada: "Tantos años...". A sus diecisiete años, el tiempo que esa estantería lleva en la casa, casi quince, le parecen una eternidad. Pero la frase no habla únicamente del tiempo, del paso de las horas y los días; no, la frase habla también de compañía, de apego, de un objeto que forma parte de su vida. Él no ha aprendido todavía que hay que vivi

Amor, amor

En el Día de San Valentín, los poetas llegan con sus frases sobre el amor y se mueven alrededor de este blog y dentro de él: "Me gustas cuando callas, porque estás como ausente" (Pablo Neruda) "Yo no quiero más luz que tu cuerpo ante el mío" (Miguel Hernández) "¿Y qué esperar, amor? Sólo un hastío" (Luis Cernuda) "¿No ves la herida que tengo, desde el pecho a la garganta" (Federico García Lorca) También aparecen, convocadas, las letras flamencas, tradición de siglos: "Siéntate en mi cabecera/ fija tus ojos en los míos/entonces, quizás no muera" (Soleá) O las coplas de autor: "Amante de Abril y Mayo/ moreno de mi pasión"  Nuestros alumnos han escrito cartas y poemas de amor que se guardan en una carpeta a la espera de que el Jurado las lea y emita su veredicto. Este concurso ha levantado más interés que otros pero no es de extrañar, el amor es una fuerza mucho más grande que cualquier otra, incluso que el odio o l

Hoy comienzan las Charlas de Orientación Vocacional

El empresario Rafael Urbano del Castillo será el primer invitado a las Charlas de Orientación Vocacional que comienzan hoy en nuestro Instituto, con el objetivo de que los alumnos tengan una perspectiva real del trabajo en las diversas profesiones. Las Charlas incluirán un tiempo de preguntas para aclarar las dudas que puedan surgir al respecto entre el alumnado. "Ser Empresario" es el título del encuentro de hoy. El próximo invitado será el abogado Joaquín Moeckel, que, en la Charla "Ser Abogado" ilustrará a los alumnos sobre esta profesión.

A veces llegan cartas...

La tradicional costumbre de entregar cartas y flores que en muchos Institutos se sigue manteniendo con motivo del Día de San Valentín entusiasma a los chavales y, si le vemos el sentido didáctico, puede ser una buena forma de que desarrollen su imaginación y su expresión escrita. Podemos pensar que casi nadie escribe ahora cartas de amor, aunque quizá lo que ocurre es que nosotros ya no escribimos cartas de amor. En todo caso, sobre los mensajes de amor y amistad en el seno de las escuelas e institutos hay mucho que contar y que decir. Recuerdo que, una vez, llegó hasta mi, por casualidad, comenzando yo mi carrera profesional, una carta que alguien de mi clase había escrito a otro "alguien", también de la clase. La carta, escueta, decía así: "Te miro todos los días y todos los días me enamoro. Quiero salir contigo". La carta llevaba esta firma: "La niña de la fila de enmedio". ¿Qué os parece? A mí no se me ha olvidado y por eso recuerdo con exactitud la an

Puedes hacerlo

¿Habéis visto, en el cine, "El discurso del rey". Si no la habéis visto, os la recomiendo vivamente. Veamos: se trata de una película que cuenta un momento de la vida del rey Jorge VI de Inglaterra. Un momento de su vida muy especial, precisamente aquél en que logra vencer las dificultades, sobreponerse a ellas y abrir una ventana por la que asomarse sin miedo. Ah, las dificultades. Ah, el miedo. Qué unidas y cercanas están estas palabras, estos conceptos. Jorge VI fue rey de carambola, porque el trono correspondía a su hermano, el Príncipe de Gales y él solamente era Duque de York, que es el título de los segundos hijos de los reyes ingleses. Pero Eduardo, el heredero, decidió renunciar a la Corona cuando se enamoró de una divorciada estadounidense, Wallis Simpson y de esa forma tan impensable Bertie, que es el nombre de paisano del rey Jorge VI tuvo que asumir la Corona. La película nos cuenta cómo un logopeda que, en realidad, no era logopeda sino actor frustrado, consigu

"Esta casa huele a gloria"

Nuestros alumnos están oyendo hablar estos días de que el flamenco es ya cosa universal. No entienden muy bien qué significa esto, como tampoco lo entienden muchos mayores. En todo caso, bien vale esta excusa para recordarnos a nosotros mismos la riqueza artística que encierra el flamenco y que, por desgracia, aprovechamos muy poco en las escuelas. Desde hace más de veinte años hay profesores y maestros que intentan trasladar a sus aulas algo de la grandeza del flamenco y lo hacen a través de la poesía, de la expresión plástica, de la música, de la geografía o la historia. Como acaba de decir el poeta Luis Alberto de Cuenca en su discurso de entrada en la RAE, la geografía y la historia son las primeras bases sobre las que todo se asienta y no es posible enhebrar conocimiento alguno sin ellas. Trazamos en nuestra mente una línea del tiempo y, sobre esa línea, cualquier mente bien ordenada (y aquí recuerdo a Edgar Morin, en su clarividente libro sobre educación que me regaló hace unos

Un resplandor todavía más dulce

Sobre: "Nueva York. Henry James" con selección y prólogo de Colm Tóibin. Editado por Sexto Piso. Me causa verdadera emoción hablar, o escribir en este caso, de Henry James. Llevo tantos años leyéndolo, tantos años notando su huella en otros escritores que bebieron de su influencia (como mi querida Edith Wharton), que me resulta alguien familiar, como si lo conociera de toda la vida. Así que aprovecho la aparición de este libro para acercaros su figura, su obra, a los que, quizá todavía no habéis tenido ocasión de leerlo. Os diré, en primer lugar, que Henry James nació en Nueva York, en el año 1843 y que murió en Londres, en 1916. Fue hermano del filósofo William James (y no es esta circunstancia algo anecdótico en su vida) e hijo de Henry James, importante pensador estadounidense. Vivió en Nueva York hasta los doce años y, a partir de ahí, viajó por Europa y Estados Unidos durante gran parte de su juventud, creándose en su conciencia una especie de desarraigo que le hizo

Libros 15-18

De vez en cuando traemos a nuestro blog recomendaciones de libros para los alumnos, profesores o padres. En esta ocasión os comentamos algunos de estos libros dirigidos especialmente a los jóvenes que tienen entre 15 y 18 años. Aunque la lectura por tramos de edades siempre tiene sus sorpresas, porque no es una cuestión exacta, sino aproximada, seguramente estas recomendaciones servirán de guía a los padres que quieren regalar libros a sus hijos; a los jóvenes que destinan parte de su paga a comprarse libros y a los profesores, a la hora de proponer lecturas. Y, además, todos ellos tienen la posibilidad de leerlos en la biblioteca. "La sonrisa perdida de Paolo Malatesta" de Ana Alcolea. Editorial Oxford University Press. "El viento de Santiago" de Paola Zannoner. Editorial Marenostrum. "Adorada Jenna Fox" de Mary E. Pearson. Editorial Gran Angular. Alerta roja. "Cuando me alcances" de Rebeca Stead. Editorial Molino.