Ir al contenido principal

Berlanga, adiós




En la revista XLSemanal de hoy aparece rodeado de su familia y sentado en una silla de ruedas. En la prensa diaria viene la noticia de su muerte y también los noticieros de la televisión la han anunciado. Luis García Berlanga ha muerto a los 89 años de una vida fructífera, dedicada al cine. Como todas las personas que han vivido mucho, su historia vital está salpicada de momentos difíciles, como la muerte de su hijo Carlos o esplendorosos. Su profesión hizo que fuera muy conocido y admirado por públicos que se renovaban de generación en generación y que admiraban su sentido del humor, su compromiso, su ironía narrativa o su dominio del lenguaje cinematográfico. Hizo muchas películas pero, de todas ellas, me quedo con "Bienvenido Míster Marshall" la misma que ha hecho que, en el día de hoy, muchas de las crónicas dedicadas a su figura se titulen "Adiós, Míster Berlanga".

"Bienvenido Míster Marshall" es, para mí, una historia familiar, una película enraizada en la vida de mi propia familia porque su contemplación todos juntos en la sala donde estaba la televisión, hace muchos años, generó un sentimiento de complicidad en torno a esa irónica y particular visión que el cineasta hizo de un momento político, de una forma de vida, de unas vivencias que ya nos resultan lejanas.

El cine de Berlanga estuvo lleno de otras propuestas que fueron ocupando las carteleras durante años. Pero su testamento vital está en ese Míster Marshall tierno, corrosivo y personal.

Filmografía esencial
1999.- París Tombuctú, 1993.- Todos a la cárcel, 1987.- Moros y cristianos
1985.- La vaquilla ,1982.- Nacional III, 1981.- Patrimonio nacional
1978- La escopeta nacional, 1970.- ¡Vivan los novios!, 1968.- Las pirañas
1963.- El verdugo, 1962.- Las cuatro verdades, 1961.- Plácido
1957.- Los Jueves, milagro, 1956.- Calabuch, 1954.- Novio a la vista
1953.- Esa pareja feliz, 1953.- Bienvenido Mister Marshall, 1949.- El circo
1948.- Tres cantos, 1948.- Paseo por una guerra antigua

Tengo que decir que, hace unos años, tuve ocasión de verle y oírle en un acto organizado en Sevilla, durante la Feria del Libro. Estuvo explicando algunas cosas que me parecieron esenciales sobre el cine, su trayectoria, el deseo de hacer lo que siempre quiso, el respeto entre las distintas opciones políticas, el perdón, la comprensión de los defectos de los otros. Me pareció el suyo un lenguaje preciso, una voz clara y sin ambigüedades, comprometido con las contradicciones del tiempo que le tocó vivir.

No sé si lo sabéis, pero Berlanga estuvo a punto de ganar un Óscar de la Academia: "Plácido" (1961), una historia que implica un cambio total de registro y en la que vuelve a colaborar con el guionista Rafael Azcona es una película ofrece una visión amarga de la existencia humana y por ella obtiene la candidatura al Oscar como mejor película extranjera.

Berlanga fue también guionista de tres de sus películas: "Bienvenido Míster Marshall", "Todos a la cárcel" y "París Tombuctú", estas dos últimas galardonadas con el Goya de la Academia del Cine Español a la mejor película. Imposible dejar de recordarlo en un blog como éste que tiene muy claro que nada que tenga que ver con el arte nos es ajeno.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes