Patricia Higsmith, doble realidad



Patricia Higsmith (Texas, USA, 1921-Locarno, Suiza, 1995) es una de las novelistas contemporáneas de obra más inquietante, sugerente y estremecedora. Tanto es así que un gran número de cineastas, de gran prestigio, se han interesado por llevar al cine sus novelas y lo han hecho en diversas ocasiones, algunas de ellas consideradas ya dentro de la historia del cine por su calidad y su fuerza.

Seguramente la adaptación más conocida es la que realiza Alfred Hichcot de su novela "Extraños en un tren", aunque no se quedan atrás las espléndidas apariciones del personaje de Ripley, tan atractivo y misterioso, en películas basadas en las obras de la autora. Ripley ha sido, entre otros, Alain Delon y, más modernamente, Jude Law.

"Extraños en un tren" cuenta el encuentro entre dos hombres, Bruno y Guy, de forma accidental, en un tren. Allí, enmedio de una intrascendente conversación que se torna peligrosa, deciden cometer un crimen a dúo: un crimen perfecto, sin móvil, ya que, cada uno de ellos, asesinará a alguien que no conoce y que estorba en la vida del otro: la esposa y el padre. Sin embargo, la simetría argumental acaba aquí y la novela comienza entonces un transcurrir errático porque uno de ellos, Bruno, cumplirá su pacto, ante el asombro y el horror del otro, que no pensaba ni por un momento que aquella locura fuera a ser realidad. La búsqueda de Guy por parte de Bruno para obligarlo a cumplir su pacto centra la segunda parte de la obra.

Quizá la característica más destacada de la obra de esta autora sea su ambigüedad: ambigüedad de argumentos, de personajes, de resoluciones... Una ambigüedad que crea un ambiente perturbador ya que cualquier persona normal que sale a pasear con su perro puede ser, en realidad y en el fondo, un asesino en potencia.

Comentarios

Silvia ha dicho que…
Me inquieta Patricia Highsmith. Siempre me deja mal cierpo. Me trastorna su manera de jugar con el bien y el mal. El héroe es el villano. En muchos casos. De las adaptaciones cinematográficas de sus novela, me atrae especialmente "El amigo americano".
Cathy León ha dicho que…
Es cierto lo que dices. Creo que eso tiene una clara intención narrativa. La de provocar desasosiego en el lector. Y lo consigue, desde luego.