Ir al contenido principal

Nuevos libros para leer en verano



La Feria del Libro de Madrid que está celebrándose, ha puesto en el mercado algunas novedades bibliográficas. De casi todas ellas hemos tenido ya noticia en este blog, así que solamente hay que hacer el ejercicio de volver atrás en las entradas que hemos ido colgando para tener un panorama muy completo de las letras en estos momentos.

Sin embargo, dado que ahora estamos preparando nuestra maleta de verano repleta de libros para leer en esas horas felices del descanso vacacional, he aquí algunos libros de los que no hemos hecho mención hasta ahora y que pueden resultar interesantes, tanto para niños como para mayores:

Para los amantes de las biografías: "La biblioteca de los sueños rotos" de Peter Manseau. Editorial Duomo. La historia de un inmigrante moldavo que huyó del antisemitismo.

Para los amantes de los "crímenes": "La asesina" de Alexandros Papadiamantis. Editorial Periférica. La primera gran novela moderna griega.

Para los asiduos de la novela inglesa: "Eugene Pickering" de Henry James. Editorial Contraseña. Un pasado, en forma de carta, parece perseguir al protagonista.

Para los que gustan de ediciones "bonitas": "La hija de Robert Poste" de Stella Gibbons. Editorial Impedimenta. Flora Poste, huérfana, se traslada a la Inglaterra profunda con unos parientes. Allí comenzará un extraordinaria aventura.

Para los lectores de poesía: "La casa encendida. Rimas" de Luis Rosales. Editorial Vitrubio. También "Obra poética completa" de Miguel Hernández. Ediciones Alianza. Y, una pequeña joya: "55 poemas" de Emily Dickinson. Hiperión.

Para los clásicos de siempre: "El viajero sin propósito" de Charles Dickens. Editorial Gadir. Crónicas agudas y llenas de encanto.

Para los que gustan de la historia: "España: Biografía de una nación", de Manuel Fernández Álvarez. Espasa. Última obra de este historiador, que combina rigor con divulgación.

Para los cinéfilos: "Audrey Hepburn" de Scott Brizel. Libros Cúpula. Reflejo en la prensa de la encantadora y glamourosa actriz.

Para nuestros niños: "Piratas", de Geoffrey Malone. Anaya. Fieros piratas, barcos que entran enlucha, gente despiadada, todo lo que a ellos les va a encantar.

Para nuestas niñas: "10 historias de princesas". Varios autores e ilustradores. Libros del atril. Desde O´Guisant a Soliloquia, pasando por muchas más.

Para los aficionados al arte: "Open, espacio, tiempo, información" de Manuel Gausa. Actar. Un nuevo modelo arquitectónico contemporáneo, acorde con los tiempos que vivimos.

Para los que prefieren pensar: "Todo lo que tengo lo llevo conmigo" de la Premio Nobel Herta Müller. Editorial Siruela. Sobre el horror de los gulag.

Mi recomendación: "La agonía de Francia" de Manuel Chaves Nogales. Editorial Libros del Asteroide. Centrada en la ocupación nazi de Francia, año 1940. "Una de las obras más importantes y visonarias que sobre esa época se han escrito en cualquier lengua. Su lectura es muy recomendable para quienes intentan comprender las más actuales crisis de Francia y Europa (España incluida), víctimas de las tormentas monetarias internacionales" (opinión de Juan Pedro Quiñonero en el ABCD Cultural). Manuel Chaves Nogales, al que podríamos definir como un liberal independiente, es un escritor muy poco conocido en nuestro país, muy olvidado diríamos también. Fue periodista y como tal vivió en París desde noviembre de 1936, con el estallido de la Guerra Civil y fue un observador privilegiado de estos años en Europa. Después se fue a Londres y allí publicó este libro que ahora aparece reeditado. Sigue diciendo de él Quiñonero: "Su memoria sufrió un largo ostracismo de varias décadas, víctima del odio que le profesaban fascistas y comunistas...Medio siglo más tarde, su obra ilumina el eclipse, ocaso, agonía y decadencia de Francia con una precisión, sabiduría y amor sencillamente excepcionales. "

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes