Ir al contenido principal

Se fue Miguel Delibes


Esta mañana la radio me trajo la noticia de la muerte de Miguel Delibes, en su ciudad, Valladolid, en cuyo Ayuntamiento está ahora mismo, cuando escribo estas líneas, instalada su capilla ardiente. La radio, que escucho ahora, cuenta que la gente acude a darle su despedida con un libro suyo en la mano.

Como en otras ocasiones, cuando muere un escritor famoso, más que famoso, importante, me paro a pensar en su obra y en su biografía. No sé si os he dicho que las biografías son mi debilidad. Sí, porque me imagino el Delibes niño, el Delibes joven, el Delibes maduro, el Delibes anciano, toda una vida que pasa por mil y una peripecias. He repasado la biografía de Miguel Delibes consultando fuentes diversas y he extraído algunas cosas que me han llamado la atención y que ahora os cuento en su recuerdo:


Miguel Delibes nació en Valladolid el 17 de octubre de 1920. Es el tercero de ocho hermanos, su madre era María Setién y su padre, Adolfo Delibes, era abogado y catedrático de Derecho en la Escuela de Comercio. Estudia en el colegio de La Salle y cursa el bachillerato en el colegio de Lourdes de los Hermanos de las Escuelas Cristianas. La guerra le impidió ingresar en la universidad, por lo que continuó con los cursos de perito mercantil y aprendió a modelar en la Escuela de Artes y Oficios. Se enroló como voluntario en la Marina prestando servicio en el crucero "Canarias" en Palma de Mallorca. En 1939 regresó a Valladolid y comenzó sus estudios universitarios de Derecho y Comercio. Sin embargo, ninguna de estas carreras le agrada. Y sólo el azar quiere que llegue al mundo del periodismo y de la literatura. Un azar que comienza cuando, al estudiar el Manual de Derecho Mercantil de Joaquín Garrigues, descubre la belleza del lenguaje y el adjetivo oportunamente empleado. Como también le gusta el dibujo -su padre le ha matriculado en la Escuela de Artes y Oficios-, Miguel Delibes ingresa como caricaturista, en 1941, en “El Norte de Castilla”, el periódico de su ciudad. Posteriormente realizó un curso de periodismo en Madrid para obtener el carné profesional, de modo tal que en 1942 publica su primer artículo (sobre el tema de la caza mayor) en “El Norte de Castilla”. En 1945 ganó por oposición la cátedra de Derecho Mercantil y consiguió ser destinado a la Escuela de comercio de Valladolid.

Miguel Delibes se casó con Ángeles de Castro y ella fue la persona que le animó a escribir, porque estaba convencida de que era un gran escritor en ciernes. Su primera novela fue "La sombra del ciprés es alargada" y su mujer fue siempre la persona que lo iluminó hasta que ella murió. Con esa primera novela consiguió el Premio Nadal en 1948. Este fulgurante comienzo nos indica que su madera de escritor estaba clara desde el principio.

Si os relato el listado de obras importantes que nos ha dejado, muchísimas de ellas llevadas al cine con gran éxito, podéis entender por qué ha recibido tantos y tantos premios y distinciones:


La sombra del ciprés es alargada

El camino

Cinco horas con Mario

Los Santos Inocentes

Mi idolatrado hijo Sisí

El príncipe destronado

Señora de rojo sobre fondo gris

El Hereje


Premios:


Gustavo Martín Garzo ha declarado hoy que Delibes tenía todos los premios y que no le faltaba ninguno (en respuesta a la pregunta de un periodista que le interrogó acerca del nunca logrado Premio Nobel). También ha dicho que el principal premio que tuvo en vida fue el cariño de la gente. Esto lo he podido corroborar con las intervenciones de sus paisanos en la radio, gente que lloraba, que recordaba anécdotas, que lo había conocido en tal o cual circunstancia. Todo el mundo lo califica como un hombre de bien y literariamente como poseedor de un estilo depurado, único, de un lenguaje rico y pleno de matices. Pero, además, su obra contenía una crítica social demoledora. Recordad "Los santos inocentes" libro en el que refleja la miseria, la opresión y el caciquismo. Recordad "El Hereje" todo un alegato contra la intolerancia y un canto a la libertad. Su vena lírica y emocionante aparece con claridad en el libro que dedicó a su esposa "Señora de rojo sobre fondo gris" tras quedarse viudo. Asimismo, quién no recuerda la tierna historia del niño en "El Príncipe Destronado" sobre el violento telón de fondo de una familia llena de problemas.


Premio Nadal en 1948 por La sombra del ciprés es alargada.

Premio Fastenrath de la Real Academia en 1957 por Siestas con viento sur.

Premio de la Crítica en 1962 por Las ratas.

Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1982.

Premio de las Letras de la Junta de Castilla y León en 1984.

Premio Nacional de las Letras en 1991.

Premio de Literatura en Lengua Castellana "Miguel de Cervantes" en 1993. ·

En 1999 obtuvo el Premio Nacional de Literatura de Narrativa por El Hereje, premio que también se le concedió en 1955 por la obra Diario de un cazador.

Fue investido Doctor Honoris Causa por la Universidad de Valladolid (1983), Complutense de Madrid (1987), El Sarre - Alemania (1990) y Alcalá de Henares (1996).

Caballero de la Orden de las Artes y las Letras de la República Francesa. 1985.

En 1993 la Diputación Provincial de Valladolid le otorga la Medalla de Oro de la Provincia.·

En 1997 recibe el premio Brajnovic de la Comunicación, otorgado por la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra.·

En 1999 se le concede la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo.

Fue también Hijo Predilecto de Valladolid.


En 1975 ingresó en la Real Academia Española de la Lengua.

Para terminar, os transcribo el texto, un fragmento de "El camino" que me ha enviado mi compañera Carmen Cuesta, bibliotecaria del IES Juan de Herrera de San Lorenzo de El Escorial. Podéis usarlo para trabajar con los alumnos:

TEXTO DE LA SEMANA

Miguel Delibes
Valladolid, 17 de octubre de 1920 - 12 de marzo de 2010

In memoriam

El camino

"Pero a Daniel, el Mochuelo, le bullían muchas dudas en la cabeza a este respecto. Él creía saber cuanto puede saber un hombre. Leía de corrido, escribía para entenderse y conocía y sabía aplicar las cuatro reglas. Bien mirado, pocas cosas más cabían en un cerebro normalmente desarrollado. No obstante, en la ciudad, los estudios de Bachillerato constaban, según decían, de siete años y, después los estudios superiores, en la Universidad, de otros tantos años, por lo menos. ¿Podría existir algo en el mundo cuyo conocimiento exigiera catorce años de esfuerzo, tres más de los que ahora contaba Daniel? Seguramente, en la ciudad se pierde mucho el tiempo -pensaba el Mochuelo- y, a fin de cuentas, habrá quién, al cabo de catorce años de estudio no acierte a distinguir un rendajo de un jilguero o una boñiga de un cagajón. La vida era así de rara, absurda y caprichosa ".

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes