Ir al contenido principal

Eudora Welty


Os traigo a una autora nueva. No quiero decir nueva, sino poco conocida. Creo que en nuestra biblioteca no hay nada de ella, pero intentaremos remediarlo adquiriendo su principal obra de la que os inserto la reseña que hace Lecturalia, ante la edición de 2009 hecha por la editorial Impedimenta:


Galardonada con el prestigioso Premio Pulitzer, La hija del optimista es, sin duda, la obra maestra de Eudora Welty. En la tradición de la más brillante novela sureña —de la que forman parte William Faulkner, Truman Capote, Robert Penn Warren y Carson McCullers—, narra la historia de Laurel McKelva, una mujer de mediana edad que viaja a Nueva Orleans para hacerse cargo de su padre, un juez retirado que ha de someterse a una operación quirúrgica. El juez no logra recuperarse, y muere lentamente. Será entonces cuando Laurel emprenda un largo viaje de regreso a su hogar familiar en Mount Salus, Mississippi, llevando consigo el cuerpo de su padre, y siempre vigilada por la segunda esposa de éste, Fay, una mujer orgullosa y más joven que Laurel. En la enorme casa, rodeada de sus antiguos conocidos y de las paredes que la vieron crecer, Laurel ha de enfrentarse a los fantasmas de su juventud y a las deudas del pasado.


También incluyo una reseña biográfica sobre esta escritora, recogida de la misma web de Lecturalia:


Escritora norteamericana, nació el 13 de abril de 1909 y murió en el año 2001 a causa de problemas cardiopulmonares, cuando tenía noventa y dos años.


Entre otras narraciones, destacan Una cortina de verdor, de 1941, y Las manzanas doradas, de 1949, en donde nos cuenta la existencia y relaciones personales de los habitantes de una ciudad, donde los lazos de sangre se extienden como si fueran una pequeña familia, algo común en esta narradora, donde retrata con minuciosa precisión al vendedor, a la vecina, al maestro de la escuela… Todos ellos son protagonistas importantes de su literatura.


Sus narraciones, a menudo ambientadas en el sur de los Estados Unidos, y en especial en el Estado de Mississipi, la convirtieron en una de las escritoras sureñas de mayor prestigio. En una entrevista concedida en el año 1991 define en una pequeña frase toda su filosofía narrativa: “… se describe sobre la vida cotidiana, pues aunque no se trate del mismo tipo de historia, siempre se habla del ser humano…”.


Curiosamente Steve Corner, programador y gestor de correo electrónico, puso el nombre de la autora a dicho programa (Eudora), en homenaje a una de sus novelas, donde la protagonista es una empleada de correos.


Eudora Welty me ha parecido un personaje interesante y su obra digna de ser leída. Es uno de esos nombres que nos llegan a través de mil vericuetos pero que, cuando se conocen, se incorporan a la galería de los autores que uno lee y relee. Esas narraciones que se adentran en la vida de las personas, que plasman los detalles de la vida cotidiana, tan importante y decisiva para todos, me han interesado siempre. De ahí que haya recalado en Eudora Welty y que quiera compartir con vosotros este descubrimiento. Quizá algún lector de este blog ya la conozca y haya leído algo suyo. Entonces podía contarlo a través de nuestros comentarios y sería interesante saber ese punto de vista. Podéis conocerla más a través del enlace que he insertado en su nombre, pues se trata de la Eudora Welty Foundation, con sede en Jackson, cuya web es muy bonita e ilustrativa.


Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes