Ir al contenido principal

El extraño caso de la lectura y la escuela (I)

Me interesa realizar una reflexión teórico-práctica sobre los conceptos lectura y escuela, desde el punto de vista de la interrelación que ambos presentan. Como todas las reflexiones, puede resultar larga, por lo que la dividiré en entregas, así pensaré (pensaremos) que en lugar de hablar de temas educativos (pues, al fin, esto es educación) estoy escribiendo un maravilloso folletín de pasiones extremas en un periódico de provincias de finales del siglo XIX.
En la antigua Grecia, hablamos del siglo VI a. C., no todos los hombres tenían los mismos derechos: había ciudadanos libres y había esclavos. Pues bien, en esa sociedad tiene lugar, según eminentes estudiosos (entre ellos, uno de los más relevantes, el historiador francés Jean Hèbrard), el nacimiento de la escuela tal y como la conocemos. Y ese nacimiento está absolutamente vinculado con el hecho de la lectura (y también con la escritura, por extensión). Se trataba de que, antes de la institución escolar, solamente unos pocos poseían el don y la capacidad de interpretar los escritos. Esto contradecía totalmente la definición de "ciudadano" en la antigua Grecia, pues, para los griegos, era imposible considerar ciudadano a quien no tenía posibilidades de participar en la vida pública, en la política. Y, desde luego, para ello era imprescindible saber leer.
La historia de la lectura (entendida como planificación de una tarea que conduce a una meta y no como un acto espontáneo) está relacionada con la escuela, por un lado y con la necesidad del hombre de convertirse en ciudadano partícipe de la vida en la sociedad a la que pertenece, por otro. Es decir, tiene que ver con la "formación" y también con la "información". Dejemos esto ahí, pero no olvidemos ese doble valor de la lectura.
El caso de Grecia, desde luego, tenía sus paradojas, pues no en vano algunos esclavos, que provenían de estratos cultos y que estaban en Grecia por motivos de guerra, sabían leer y dominaban mejor que sus dueños los secretos del conocimiento. Al margen de esta cuestión, en Grecia, los maestros de Gramática, o mejor, los maestros de letras como se les denominaba, preparaban al ciudadano en la destreza lectora, en el manejo de las palabras, y era imposible ser considerado ciudadano sin saber leer (y, como consecuencia de ello, saber escribir).
Siendo entonces que lectura y escuela están indisolublemente unidas en sus comienzos, cuando la alfabetización es el objetivo primordial al que se subordinan todos los demás objetivos, nos puede resultar extraño y raro que, llevando la escuela tantos años de existencia, estemos ahora dando vueltas constantemente a estrategias, proyectos, programas y planes lectores, para incentivar la lectura, para leer en las escuelas, etc. como si lectura y escuela fueran cosas diferentes, como si leer fuera una actividad personal y divertida y no tuviera sitio en la escuela, nada más que como algo que se aprende al inicio de la escolarización (esto, es, cuando el individuo se "alfabetiza") y, a partir de ahí, es solamente una técnica más de las que deben dominarse para poder realizar el trabajo escolar.
Pero, ¿no es la lectura el trabajo principal, el motivo principal que conduce la escuela a su sentido más pleno y original?...
Y, hasta aquí llego, en esta primera entrega del extraño caso de la lectura y la escuela...

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes