Ir al contenido principal

Alicia







Tengo dos Alicias: una es Alicia Violeta, mi sobrina mayor, que ahora tiene 29 años y vive en Cádiz. Cuando paséis por esta ciudad, daros una vuelta por el centro y allí, en su tetería "El Oasis", la encontraréis, cerca de la plaza de Mina. La otra Alicia es Alicia Liddell o "Alicia en el País de las Maravillas" de Lewis Carroll. Las dos Alicias se parecen bastante, a las dos les gustan las historias, los libros, las fantasías, lo que no puede ser y celebrar el no-cumpleaños. Una es, afortunadamente, de carne y hueso y la otra vive en el universo de papel que nunca se marchita.

Estos días vamos a oír hablar mucho de la Alicia de Carroll, porque han rodado una película sobre ella (van unas cuántas) y cuando eso ocurre los libros y los personajes se ponen de actualidad. Tengo una edición antigua del libro, con los dibujos originales de Tenniel, que encontré en una feria del libro antiguo y de ocasión hace años, una edición preciosa, aunque hay muchas más y cada uno de vosotros puede hallar la suya.

"Alicia", tanto la que está en el País de las Maravillas como la que ve el mundo " a través del espejo" no es solamente una historia de niños, sino una historia para niños...de todas las edades. Misteriosa, complicada, extraña, llena de cierto latido tembloroso, acuciante, oscura, impenetrable, generosa, Alicia está más cerca de nosotros de lo que podemos pensar.

He buscado en Internet cosas del autor y he hallado esta reseña biográfica, que no está mal y que os transcribo. Además, he añadido una bibliografía en su lengua original, el inglés, que para eso somos un centro plurilingüe. Como he respetado el formato de la biografía virtual, podéis enlazar con algunos aspectos de la misma:

Charles Lutwidge Dodgson era el nombre verdadero del autor de las "Aventuras de Alicia en el País de las Maravillas" (Alice's Adventures in Wonderland), y de "A través del Espejo" (Through the Looking Glass). Nacido en Daresbury, Inglaterra, era el mayor de 11 hijos: cuatro varones y siete niñas. A los 18 años, ingresó en la Universidad de Oxford, en la que permaneció durante cerca de 50 años, y en la que obtuvo el grado de bachiller y se recibió de preceptor. Fue ordenado diácono de la Iglesia Anglicana y enseñó Matemáticas a tres generaciones de jóvenes estudiantes de Oxford, y lo que es más importante, escribió dos de las más deliciosas narraciones que se han producido en el campo de la literatura.

Poco es lo que hay que decir, aparte de estos hechos, acerca de la vida del Reverendo Dodgson. Vivió 66 años tan tranquilamente como puede hacerlo cualquier otro hombre, y el trabajo y ocupación de su vida, así como su diversión favorita, fueron las Matemáticas. Padeció, de insomnios durante toda su existencia, y pasaba noches enteras despierto, con los arduos problemas matemáticos dando vueltas en su cabeza, y tratando de descifrarlos. Escribió diversos libros sobre la materia y el más interesante de ellos se titula: Euclides y sus modernos rivales.

Sus cuentos vieron la luz con el seudónimo Lewis Carroll. Quizá la razón de esto fuera su extraordinaria timidez ante las gentes, es decir, ante los adultos. Tenía pocos amigos en la plenitud de su desarrollo y crecimiento, y como era tímido, se retrajo de los adultos y creó sus amistades entre los niños, especialmente entre las niñas pequeñas; los comprendía perfectamente y era su natural y delicioso compañero. Fácilmente tomaba parte en sus juegos; inventaba siempre algunos nuevos y les contaba cuentos e historias.

La Alicia real y verdadera era la hija de su amigo el diácono Liddell, la cual, mucho más tarde, relató cómo esos cuentos caprichosos que aún deleitan a los lectores de todas las edades y de todos los países les fueron referidos a ella y a sus dos hermanas: "Muchos de los cuentos del Sr. Dodgson nos fueron contados en nuestras excursiones por el río, cerca de Oxford. Me parece que el principio de "Alicia" nos fue relatado en una tarde de verano en la que el sol era tan ardiente, que habíamos desembarcado en unas praderas situadas corriente abajo del río y habíamos abandonado el bote para refugiarnos a la sombra de un almiar recientemente formado. Allí, las tres repetimos nuestra vieja solicitud: cuentenos una historia, y así comenzó su relato, siempre delicioso. Algunas veces para mortificarnos o porque realmente estaba cansado, el Sr. Dodgson se detenía repentinamente diciéndonos: esto es todo, hasta la próxima vez; ¡ah, pero ésta es la próxima vez!, exclamábamos las tres al mismo tiempo, y después de varias tentativas para persuadirlo, la narración se reanudaba nuevamente".

Alice se publicó en 1864, y A través del espejo, en 1871. Ambas fueron ilustradas por el famoso dibujante inglés John Tenniel. Estos libros han sido posteriormente ilustrados por otros muchos artistas, pero los magníficos dibujos de Tenniel continúan siendo los favoritos. Otras publicaciones de Lewis Carroll son: La caza del Snark (The Hunting of the Snark) (1876) y el cuento poco leído Silvia y Bruno 1889 y 1893.

Sumario de la Bibliografía
1865
Alice's Adventures in Wonderland. Macmillan, Londres.
1869
Phantasmagoria and other poems. Macmillan, Londres.
1872
Through the Looking-Glass, and what Alice found there. Macmillan, Londres.
1874
Notes by an Oxford Chiel (panfletos anónimos), Oxford.
1876
The Hunting of the Snark. (La caza del Snark) Macmillan, Londres.
1879
Euclid and his modern rivals, Londres (publicado con el nombre de C. L. Dodgson).
1885
A tangled Tale. Macmillan, Londres.
1886
Alice's Adventures under Ground. Macmillan, Londres.
1887
The Game of Logic, Macmillan, Londres.
1889
The Nursery " Alice ". Macmillan, Londres.
1889
Sylvie and Bruno. Macmillan, Londres.
1896
Symbolic Logic, Part I. Elementary, Macmillan, Londres.
1898
Collingwood, Stuart, Dodgson: The Life and Letters of Lewis Carroll. Unwin, Londres.
1933
Selection from his letters to his child-friends. Macmillan, Londres.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes