Ir al contenido principal

1810, las Cortes de Cádiz, la Isla de León y "El asedio"








He recogido esta reseña de Blog de Libros:

Título: El asedio
Autor: Arturo Pérez-Reverte
País: España
Año de publicación: 2010

El asedio es la nueva novela de Arturo Pérez-Reverte. El autor es uno de los nombres más destacados de la narrativa española contemporánea. Durante buena parte de su vida se dedicó al periodismo, trabajando, entre otras cosas, como corresponsal de guerra, hasta que finalmente abandonó esta actividad para dedicarse de lleno a la literatura. Algunas de sus obras más reconocidas son La carta esférica, El capitán Alatriste, La tabla de Flandes y El Club Dumas. Sus novelas le han reportado una enorme popularidad, han sido traducidas a 25 idiomas y algunos de sus libros han sido adaptados al cine.El asedio es una historia que tiene lugar en la Cádiz de 1812, una ciudad culta y abierta al mundo pero que sufre las consecuencias de la Guerra de lndependencia. Diversos personajes se relacionan entre sí como si la ciudad fuera un inmenso tablero de ajedrez.Respecto de El asedio dijo el mismo Pérez-Reverte: “Escribo lo que veo, lo que leo y lo que soy. No es una novela histórica ni sobre la guerra de Independencia. Es Asedio una novela llena de peripecias; hay un enigma central de tipo científico, un desafío que planea por toda la historia. Transcurre en el Cádiz del asedio francés, pero es una novela de personajes, de varios personajes con distintas historias cuyas vidas se van cruzando y cuyas actitudes y conflictos enlazan directamente con ahora. (…) Cada tema tiene un personaje que representa una parte de la historia; se van cruzando, todos convergen. Están todas mis novelas que he escrito están aquí”.

Como véis, he ilustrado esta reseña con fotografías de San Fernando y de Cádiz, lugares donde se desarrolla la obra de Pérez-Reverte. El Teatro de las Cortes de San Fernando, que acogió a las Cortes durante la invasión napoleónica, es un edificio muy normal, que estuvo tan abandonado en una época que llegó a convertirse en un bingo. Por su parte, el Oratorio de San Felipe Neri, en Cádiz, siempre ha conservado su aire majestuoso y en su fachada están los medallones que recuerdan su importancia histórica en relación con la Constitución de 1812. Además, os he añadido una fotografía de la calle Real de San Fernando hace años, cuando todavía había tranvía. En estos momentos, esta calle está de obras de punta a punta...para hacer un tranvía.
La conmemoración del Diez, este año que ha empezado, y del Doce, pueden ser buenos motivos para visitar la ciudad de Cádiz y hacer un recorrido tanto por los lugares constitucionalistas como por los que recuerdan la invasión napoleónica, repartidos en el camino entre Sevilla y Cádiz. El Puente Zuazo, por el que no pudieron pasar los franceses, así como los fuertes que se sitúan enmedio de los esteros de la bahía, guardan las huellas del pasado.
Aún no he leído, obviamente, el libro de Pérez-Reverte, pero espero hacerlo cuando llegue a las librerías, parece que de inmediato. Nos hemos puesto en contacto con la oficina de este escritor y está invitado a venir al Instituto. Esperamos poder daros la noticia de su venida en cuando su ajetreada agenda lo permita.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes